Archivo de la etiqueta: poder

El Poder de la Sonrisa

En ocasiones,  la vida “nos sonríe” y nos resulta muy sencillo devolverle la sonrisa… nos sale automáticamente, sin esfuerzo, a veces incluso nos cuesta no sonreír… ¡estamos tan contentos! ¿Verdad?… Que se nos transparenta la alegría por todos los poros.

Hoy me quiero centrar en el proceso inverso, en los momentos en los que lo que se nos “lee” es otra cosa. Mi sabio hermano Nano, que dicho sea de paso siempre ha sido una referencia humana para mí, decía ya hace mucho tiempo en una de nuestras largas y “recargantes” charlas, que hay que sonreír en los malos momentos; aunque al principio, lo que te sale es una especie de mueca, y te queda ciertamente un poco extraña, poco a poco, esa sensación va calando dentro de ti y algo empieza a transformarse.

No estoy queriendo decir con esto que haya que negar las emociones, no, no… eso es otra cosa nada recomendable, por cierto; lo que digo es que pruebes a sonreír cuando te sientas por ejemplo triste, que sonrías desde dentro, que imagines a todas tus células sonriendo con dulzura, con consuelo y dejes que esa sonrisa salga al exterior. (Ya solo el hecho de imaginar unas células con sonrisa… ¡no me digas que no tiene gracia!) Y a continuación… párate… ¿Qué ha pasado dentro de ti? ¿Y fuera? La tristeza te va a seguir acompañando el tiempo que necesites, pero tú no te vas a aferrar a ella y tu disposición va a ser muy diferente.

Por formación y deformación profesional, desconfío de entrada de los prejuicios, al fin y al cabo son sobregeneralizaciones que dejan por el camino mucha información relevante; las necesitamos para simplificar el procesamiento de la enorme cantidad de información a la que estamos expuestos, pero necesitamos ser conscientes también de su “pobre apreciación”.

Bien, cuento esto porque siempre nos han contado que los alemanes son “muy secos y muy rígidos en su comportamiento”, y sin embargo, raro es el día en que no me devuelven la sonrisa por la calle, en el metro o en los establecimientos, especialmente las mujeres, y con frecuencia acompañan esa sonrisa de un saludo y a veces, incluso, de un comentario.

Con el “Lenguage No Verbal” (que por el momento gana por goleada a mis conocimientos del verbal alemán… ¡Lo orgulloso que estaría Paco Yuste! Mi Tutor…) las mujeres alemanas “en general”… transmiten una empatía femenina que está muy lejos de esa supuesta falta de flexibilidad alemana.

Te invito por tanto a sonreír más, especialmente cuando no te apetezca… ¿Crees que no es posible? Llámame y ya verás cómo nos reímos…


¿Quién manda en Mí?

¿Te has preguntado alguna vez quién tiene el poder sobre tu estado de ánimo?

La primera respuesta que nos viene a la mente, es… “hombre, pues yo, claro…”. ¿Sí? ¿Seguro?

Si lo pensamos un poco mejor, es fácil tomar conciencia de que, con frencuencia, damos mucho poder a los demás sobre nuestro estado de ánimo y lo peor es que ese poder lo perdemos nosotros; en el momento en el que decido cogerme el disgusto del siglo por el último “comentario chorra” que me ha hecho fulanit@, le estoy dando poder para que influya ¡y en qué medida! en mi estado de ánimo.

¿Es eso lo que quiero? Yo no… mi estado de ánimo, lo decido y lo elijo yo. Claro que me enfado, claro que siento emociones que me desagradan, pero yo elijo lo qué hago con esas emociones, yo tengo el poder, no se lo doy a otro.

Si quieres saber más acerca de cómo el Coaching te puede apoyar a conservar tu poder… contacta conmigo.

¡Feliz Semana!