Archivo de la etiqueta: Alemania

Alemania en femenino

Queridas seguidoras y seguidores, hola a tod@s!!

Esta semana quiero compartir con vosotros otro blog, en esta ocasión se trata del blog de una mujer, dirigido a mujeres: Alemania en Femenino

La autora es Esther P. Sánchez, periodista, bloguera y asesora de empresas, entre otro montón de actividades y especialidades que cubre esta compañera de experiencias, todo un filón para aquellas personas que se quieran enfrentar a proyectos de emprendimiento en Alemania.

Este blog de Esther se engloba dentro de un proyecto mayor: Womenalia  que es una red internacional de mujeres profesionales, con información y posibilidades más que interesantes para nosotras.

¡Que disfruteis!


Autoestima… ¿Para qué?

 

Escribo hoy sobre este tema por ser algo que en mi práctica profesional y en mis relaciones personales, me encuentro con mucha frecuencia. Parece un tema recurrente:  “tengo la autoestima baja, demasiado alta, no sé cómo la tengo…”. Pero… ¿Qué es esto de la Autoestima? En diccionarios, enciclopedias e internet, podemos encontrar muchas definiciones, yo voy a hablar de lo que significa para mí.

La autoestima es la estima que yo me tengo, es el respeto que tengo por mí, es el cariño y el amor que me brindo, es el tiempo que me dedico.

¿Has estado alguna vez enamorad@? ¡Espero que sí! Pero a lo que voy… ¿Cómo te comportas con tu amad@? ¿En quién se sitúan tus prioridades? ¿A quién tienes siempre presente? ¿A quién tratas de contentar? ¿A quién dedicas tiempo? ¿Qué necesidades y deseos tratas de conocer y satisfacer?

Cuando el ser amado está fuera, lo vemos muy fácilmente: ¡¡Cómo me voy a comportar!! Con cariño, con respeto, cuidando los detalles, dedicando tiempo a preparar momentos especiales, con mimos…

Yo creo que la autoestima es hacer eso mismo con un@…

¿Qué pasa cuando en una relación no hay cariño, ni respeto, ni tiempo para la relación…? Es muy posible que se rompa la pareja, desde luego la relación se va a deteriorar… bastante.

¿Qué pasa cuando en tu relación contigo mismo – la más importante y duradera que vas a tener en tu vida…, por cierto –  no hay cariño, ni respeto, ni tiempo…?

Y uno puede pensar leyendo esto… ya, pero es que… si me centro taaaaaaanto en mi… en mi autosatisfacción, en mis necesidades… ¡Me voy a volver muy egoísta!  ¿Seguro? Muchos hemos recibido una educación que nos animaba a olvidarnos de nosotros y entregarnos a los demás… Con el tiempo, algunos ya hemos aprendido que si no cuidamos de nuestro bien más preciado, va a ser muy difícil que tengamos algo que ofrecer a los demás… En coaching decimos que no podemos dar lo que no tenemos…

Por tanto, ¿qué vas a empezar a hacer, que no estabas haciendo, para enviarte el mensaje de que te estás tratando con el cariño que tan bien merecido te tienes? ¿Qué tal empezar por reservarte unos minutos al día para ti… para nada… o para hacer algo que te guste y te recargue de energía? Sea lo que sea que se te ocurra, lo más importante es que sea REALISTA… y que lo HAGAS.

Si tienes alguna pregunta sobre este apasionante tema, escríbela en el blog o escríbeme a lolahernandez.coaching@gmail.com, ¡Gracias!

Imagen


El Poder de la Sonrisa

En ocasiones,  la vida “nos sonríe” y nos resulta muy sencillo devolverle la sonrisa… nos sale automáticamente, sin esfuerzo, a veces incluso nos cuesta no sonreír… ¡estamos tan contentos! ¿Verdad?… Que se nos transparenta la alegría por todos los poros.

Hoy me quiero centrar en el proceso inverso, en los momentos en los que lo que se nos “lee” es otra cosa. Mi sabio hermano Nano, que dicho sea de paso siempre ha sido una referencia humana para mí, decía ya hace mucho tiempo en una de nuestras largas y “recargantes” charlas, que hay que sonreír en los malos momentos; aunque al principio, lo que te sale es una especie de mueca, y te queda ciertamente un poco extraña, poco a poco, esa sensación va calando dentro de ti y algo empieza a transformarse.

No estoy queriendo decir con esto que haya que negar las emociones, no, no… eso es otra cosa nada recomendable, por cierto; lo que digo es que pruebes a sonreír cuando te sientas por ejemplo triste, que sonrías desde dentro, que imagines a todas tus células sonriendo con dulzura, con consuelo y dejes que esa sonrisa salga al exterior. (Ya solo el hecho de imaginar unas células con sonrisa… ¡no me digas que no tiene gracia!) Y a continuación… párate… ¿Qué ha pasado dentro de ti? ¿Y fuera? La tristeza te va a seguir acompañando el tiempo que necesites, pero tú no te vas a aferrar a ella y tu disposición va a ser muy diferente.

Por formación y deformación profesional, desconfío de entrada de los prejuicios, al fin y al cabo son sobregeneralizaciones que dejan por el camino mucha información relevante; las necesitamos para simplificar el procesamiento de la enorme cantidad de información a la que estamos expuestos, pero necesitamos ser conscientes también de su “pobre apreciación”.

Bien, cuento esto porque siempre nos han contado que los alemanes son “muy secos y muy rígidos en su comportamiento”, y sin embargo, raro es el día en que no me devuelven la sonrisa por la calle, en el metro o en los establecimientos, especialmente las mujeres, y con frecuencia acompañan esa sonrisa de un saludo y a veces, incluso, de un comentario.

Con el “Lenguage No Verbal” (que por el momento gana por goleada a mis conocimientos del verbal alemán… ¡Lo orgulloso que estaría Paco Yuste! Mi Tutor…) las mujeres alemanas “en general”… transmiten una empatía femenina que está muy lejos de esa supuesta falta de flexibilidad alemana.

Te invito por tanto a sonreír más, especialmente cuando no te apetezca… ¿Crees que no es posible? Llámame y ya verás cómo nos reímos…


Coaching para Comercio Exterior

Salir al exterior, exportar a Alemania (como es mi caso), a Francia o a cualquier otro pais extranjero, supone empezar a hacer cosas diferentes a las que venimos haciendo hasta ahora, esto es: UN PROCESO DE CAMBIO.

Si haciendo las cosas que hacíamos hasta ahora hemos conseguido “x”, la PREGUNTA ES: ¿qué cosas tenemos que hacer ahora para salir al exterior exitosamente con nuestros productos o servicios?

Y ya sabemos que a las personas no nos gustan los cambios, no nos gusta salir de nuestra zona de confort, donde nos sentimos cómodos y muy importante: SEGUROS: “yo aqui me manejo, este es mi chiringuito, vamos a ver si no se me mueve mucho…”.

Cuando nos enfrentamos a un cambio, incluso cuando es un cambio deseado (no hace falta decir lo que ocurre si además es un cambio no deseado) afloran nuestras inseguridades, nuestros miedos y en definitiva, todas aquellas – como decimos en Coaching – creencias limitantes que hemos ido acumulando a lo largo del tiempo, asumiéndolas como propias, sin cuestionárnoslas, y que suponen un lastre para nuestro desarrollo y para el éxito de nuestros proyectos personales y profesionales.

Podemos tener la certeza, de que si no hacemos algo al respecto, nuestras creencias limitantes van a seguir ahí, y no solo van a seguir ahí, sino que van a crecer.

Un proceso de cambio, o lo que es lo mismo, un proceso de Coaching dirigido a un objetivo concreto, personal…, profesional…, ofrecer mis servicios al mercado alemán, llevar mis productos a Suiza, … , exportar a Austria, es una magnifica OPORTUNIDAD, un RETO, que me va a permitir, implicitamente analizar  mis creencias: descubrir las creencias potenciadoras y reforzarlas, y detectar para eliminar y desafiar todo aquello que me esta lastrando, que no me deja extender las alas, que no me deja desarrollar todo el potencial personal, todo el potencial de negocio, que llevo dentro, que tiene mi empresa.

En Coaching se define muy bien una META medible, específica, tangible y alcanzable, para que enfocándonos en ella, tengamos perspectivas reales de conseguirla.

Los psicólogos sabemos que aquello en lo que nos enfocamos crece, y aquello a lo que no dedicamos atención, acaba por extinguirse; la buena noticia es que esto afecta no solo a nuestros objetivos, sino tambien a nuestros problemas: ¿me estoy enfocando en mis miedos, en mis inseguridades, en lo que no controlo? O por el contrario ¿me estoy enfocando en las capacidades que ya tengo para conseguirlo, en qué quiero conseguir, en qué supondría un golpe de efecto para mi negocio?

En Coaching trabajamos con herramientas que nos ayudan a identificar nuestros puntos fuertes, aquellos en los que nos podemos y debemos apoyar para conseguir nuestros objetivos, y nuestras areas de trabajo en relacion a la META definida, las que después de un analisis suficiente, se traducirán en un plan de acción.

¿En qué areas necesitamos trabajar para salir al exterior? En mi caso, una muy clara fue el idioma; en Alemania necesito hablar alemán. Con el inglés me puedo defender, pero si quiero cerrar acuerdos comerciales, debo hacerlo en aleman. Además, en mi profesión son muy importantes los matices de la comunicacion con mis clientes, y necesito hablarlo correctamente. ¿Os imaginais que es lo primero que hice ya antes de ir a Alemania? ¿Cuál era la prioridad numero uno en mi plan de acción…? Sí, cuando llegue a Alemania ya tenía curso de alemán, con dirección, profesora, horario, calendario, transporte público identificado, libro…

Pongámonos entonces a trabajar para definir cuáles son esas acciones que nos van a apoyar en nuestros planes de salir al exterior, y por supuesto… pongámoslas en marcha!