Archivo de la etiqueta: emprendedores

Recoge los frutos

Cuando empezamos de cero con algún proyecto personal o profesional – hacer amigos en un nuevo país o emprender, por ejemplo – , nos conviene tener presente que durante un período de tiempo más o menos variable, vamos a estar sembrando.  Es una etapa desafiante porque muchas veces, las circunstancias hacen que el recorrido sea bastante solitario y cuando llega el momento de empezar a interactuar con otras personas, a llamar a otras “puertas” reales o virtuales, con frecuencia nos dan con ellas en las narices y, como comentaba en un post anterior, los “noes” abundan frente a los “síes”. Además no tenemos ninguna garantía de éxito, no sabemos si va a salir bien, si vamos a conseguir lo que nos hemos propuesto, si hay luz al final del túnel, o vamos a tener que recomponernos y volver a empezar. En esa etapa, la gente te mira a veces con un poco de lástima, no entienden muy bien qué estás haciendo y que aspires a ganarte la vida o a hacer amigos de esa forma, con lo cual un@ puede llegar a sentirse en algunos momentos (afortunadamente pasajeros…) como un minúsculo y piltrafilla “granito de arena” en el desierto.

Unbenannt

Cuando mis clientes se encuentran en esta fase, en ocasiones les propongo herramientas como la visualización, les pido que imaginen cómo se van a sentir cuando lo consigan, qué cosas van a suceder, qué cosas van a cambiar, cómo va a ser su vida, quién va a estar en ella… Me encanta ver sus caras cuando hacen este sencillo ejercicio.

Es posible que no lo consigamos en el primer intento, o sí; es posible que tengamos que volver a empezar, pero si perseveramos, nos visualizamos en ese escenario y cambiamos la estrategia si lo necesitamos cuando llega el momento de pasar a la ACCIÓN, en algún momento nos encontraremos recogiendo frutos en forma de nuevos clientes que empiezan a llegar a ti recomendados por otros, nuevos y apasionantes proyectos, y nuevos amigos con los que disfrutar de una buena y auténtica conversación, de SER a SER, desde lo más profundo de nuestro interior, de esas que te dejan un regustito bueno y ganas de más.

Si miras hacia atrás, esos clientes, esos proyectos y esos amigos, no estaban, tú con tu perseverancia, visualización y acción, lo has hecho posible. ¡Enhorabuena! Y no te olvides de recoger los frutos y disfrutarlos. Si quieres saber cómo te podría apoyar en las primeras etapas de ese camino, escríbeme a lolahernandez.coaching@gmail.com

Post relacionados:

Emprendedor ¡resiste!

Lo vas a hacer tú

¿Fracaso?


¿Emprendes? Tu tiempo es oro

Siempre he tenido una cierta obsesión con aprovechar el tiempo, me parece que la vida es muy corta y es fácil que si no prestas  atención el tiempo se te escape de las manos a gran velocidad.

Desde que soy emprendedora, esa obsesión se ha disparado y he sido aún más consciente de la necesidad de optimizar mi tiempo, porque como suelo comentar en mis talleres, nuestra vida es el resultado de lo que hacemos con el tiempo que tenemos, y esto es “muy fuerte”, piénsalo.

Cuando emprendes, ya no hay tiempo para perder el tiempo, cada minuto que dedicas a actividades que no son ni importantes ni urgentes, está repercutiendo directamente en negativo, en tu cuenta de resultados.

Necesitas un plan para definir el rumbo de tu estrategia empresarial: necesitas definir unos objetivos y un período de tiempo para alcanzarlos. Después, necesitarás establecer y poner en práctica unas acciones para conseguir esos objetivos, y claro, muy importante será que hagas una revisión periódica del cumplimiento del plan y del logro de tus objetivos. Obvio ¿no? Vale, pues aunque resulte obvio, con mucha frecuencia hacemos planes sí, pero tan poco realistas que el simple hecho de verlos nos paraliza, en vez de incitarnos a la acción.  Con lo cual, con mucha frecuencia, se quedan ahí bien registrados en un archivo, que nunca más volvemos a abrir.

Yo te invito a definir objetivos estimulantes, a establecer acciones para conseguirlos que encajen en tu agenda, la de verdad, no la utópica, y por supuesto a cumplirlos. Te aconsejo que los revises periódicamente, y modifiques todo lo que sea necesario, que los tengas bien presentes, y que cuando no tengas muy claro si la actividad que estás a punto de realizar, te apoya o no en el logro de tus objetivos, te lo preguntes: ¿Esta llamada me acerca o me aleja de mis objetivos?  ¿Esta visita está alineada con mis necesidades actuales o no? ¿Qué me puede reportar contestar a este correo ahora? Como una buena clienta mía decía, gestionar el tiempo, es gestionar prioridades.

Recuerda que con frecuencia, nos encontramos haciendo cosas que no tienen nada que ver con lo que hemos definido como importante, con nuestros objetivos, pero que  “como son un momentito, lo hago ya y me lo quito de en medio…” ¿Cuántos “momentitos” sumados a cuantos otros “momentitos” suman cuánto tiempo perdido en cosas que no son importantes? Y lo que es peor ¿Cuánta energía pierdes en esos “momentitos”?

Aprovechar el tiempo también es descansar, cuidarse, disfrutar del ocio, recargar las pilas… Necesitamos todo eso para nuestro bienestar, lo que nos permitirá después ser más productivos y eficientes. A mí me ayuda mucho hacer breves descansos después de cada hora de trabajo, me ayuda a tomar contacto con mis necesidades primarias, y a recordar asuntos personales que también es importante resolver.

Si tienes dificultades para establecer objetivos, prioridades y qué es importante y qué no lo es, escríbeme a lolahernandez.coaching@gmail.com y te ofreceré un enfoque que te apoye.