Archivo de la etiqueta: objetivos

Primer trimestre: ¡superado!

¡Hola!

¿Qué tal te ha ido el primer trimestre del año? Hoy te propongo rescatar los objetivos que planificaste en diciembre para este 2015 y echarles un vistazo a ver qué tal vas… ¿Has conseguido ya alguno? ¿Estás haciendo algo nuevo para aproximarte a su logro? Tal vez hay alguno que quieras quitar, o alguno que quieras añadir. ¿Que no planificaste objetivos en diciembre? ¡Qué tal aprovechar el cambio de trimestre para ponerte a ello?

Pero antes de seguir con la tarea que te propongo, tal vez te preguntes… y esto de planificar objetivos… ¿para qué? Pues mira, digamos que si visualizas aquello que deseas y defines un rumbo para encaminar tus pasos en esa dirección, es muy probable que lo consigas, o al menos, estarás poniendo los medios para acercarte a ello. ¿Cómo funcionaría al revés? Crees que es probable que consigas algo en lo que no te hayas parado a pensar, para lo que no te hayas preparado, algo que no puedas imaginar, que no sepas cómo es… Dificil ¿no?

Recuerda que nuestro cerebro reacciona de forma muy parecida cuando tiene una situación real delante y cuando la imagina. Cuando nos recreamos en nuestro cerebro con aquellas imágenes que representan aquello que queremos conseguir, estamos fomentando, entre otras cosas, que nuestro cerebro se crea que esa imagen es posible.

Me despido con esa propuesta: revisa tus objetivos para 2015, felicítate por tus logros, y ponte a planificar acciones concretas, realistas, pequeños pasos que esta semana próxima puedas dar para seguir aproximándote a ellos.


Haz balance

Hola a tod@s amables y agradecid@s lectores,

 

En primer lugar quería daros las gracias por vuestro estímulo, por vuestro frecuente feedback simpático en el que much@s me decís cosas como… “gracias por tus mails, no te contesto nunca pero los leo y a veces incluso hago lo que dices”… ;D. Gracias a vosotros por leerlo, por compartirlo y si además os sirve, genial y ya si lo ponéis en práctica, ¡no os digo nada!

Estaba yo pensando que ayer empezó junio. Ya sé que siempre estoy hablando del tiempo (el cronológico) y es que tengo un poquito de obsesión porque tiene la costumbre de no volver, y además de lo que hayamos hecho con él depende lo que seamos ahora: la salud que tengamos, el trabajo que tengamos, la vida sentimental que hayamos construido, los amigos… ¿sigo? Yo creo que son buenas razones para seguir un poquito “rayada” con el tema del tiempo.

Presentación1Entonces sigo: decía que ayer empezó junio, y eso significa que este mes llegaremos ya al ecuador de 2.014… ¡¿os dais cuenta?! Parece que fue ayer cuando nos estábamos tomando las uvas en casa de mi hermana Merce y hoy ya nos hemos ventilado casi medio año.

Me parece que es un buen momento para hacer balance, rescatar aquellos objetivos, tal vez polvorientos, que definimos para nosotros en enero y ver qué tal vamos. ¿Estamos haciendo lo que nos habíamos propuesto hacer? Si sí… ¿con qué resultados? Y si no… ¿por qué no lo estamos haciendo? ¿Cómo podemos planificar acciones realistas que sí fluyan con nuestra agenda del día a día? A lo mejor al hacer ese repaso nos damos cuenta de que nuestros objetivos han cambiado y simplemente, ya no nos mueve alguno de los que definimos a principios de año. Pues bien, es un momento excelente para darnos cuenta de eso y definir otros nuevos.  Recuerda que si no defines objetivos y vas por la vida sin rumbo, los agentes externos se encargarán de llevarte por donde a ellos les venga mejor, así que luego no te quejes si no consigues lo que quieres…

Te dejo repasando objetivos.


¿Emprendes? Tu tiempo es oro

Siempre he tenido una cierta obsesión con aprovechar el tiempo, me parece que la vida es muy corta y es fácil que si no prestas  atención el tiempo se te escape de las manos a gran velocidad.

Desde que soy emprendedora, esa obsesión se ha disparado y he sido aún más consciente de la necesidad de optimizar mi tiempo, porque como suelo comentar en mis talleres, nuestra vida es el resultado de lo que hacemos con el tiempo que tenemos, y esto es “muy fuerte”, piénsalo.

Cuando emprendes, ya no hay tiempo para perder el tiempo, cada minuto que dedicas a actividades que no son ni importantes ni urgentes, está repercutiendo directamente en negativo, en tu cuenta de resultados.

Necesitas un plan para definir el rumbo de tu estrategia empresarial: necesitas definir unos objetivos y un período de tiempo para alcanzarlos. Después, necesitarás establecer y poner en práctica unas acciones para conseguir esos objetivos, y claro, muy importante será que hagas una revisión periódica del cumplimiento del plan y del logro de tus objetivos. Obvio ¿no? Vale, pues aunque resulte obvio, con mucha frecuencia hacemos planes sí, pero tan poco realistas que el simple hecho de verlos nos paraliza, en vez de incitarnos a la acción.  Con lo cual, con mucha frecuencia, se quedan ahí bien registrados en un archivo, que nunca más volvemos a abrir.

Yo te invito a definir objetivos estimulantes, a establecer acciones para conseguirlos que encajen en tu agenda, la de verdad, no la utópica, y por supuesto a cumplirlos. Te aconsejo que los revises periódicamente, y modifiques todo lo que sea necesario, que los tengas bien presentes, y que cuando no tengas muy claro si la actividad que estás a punto de realizar, te apoya o no en el logro de tus objetivos, te lo preguntes: ¿Esta llamada me acerca o me aleja de mis objetivos?  ¿Esta visita está alineada con mis necesidades actuales o no? ¿Qué me puede reportar contestar a este correo ahora? Como una buena clienta mía decía, gestionar el tiempo, es gestionar prioridades.

Recuerda que con frecuencia, nos encontramos haciendo cosas que no tienen nada que ver con lo que hemos definido como importante, con nuestros objetivos, pero que  “como son un momentito, lo hago ya y me lo quito de en medio…” ¿Cuántos “momentitos” sumados a cuantos otros “momentitos” suman cuánto tiempo perdido en cosas que no son importantes? Y lo que es peor ¿Cuánta energía pierdes en esos “momentitos”?

Aprovechar el tiempo también es descansar, cuidarse, disfrutar del ocio, recargar las pilas… Necesitamos todo eso para nuestro bienestar, lo que nos permitirá después ser más productivos y eficientes. A mí me ayuda mucho hacer breves descansos después de cada hora de trabajo, me ayuda a tomar contacto con mis necesidades primarias, y a recordar asuntos personales que también es importante resolver.

Si tienes dificultades para establecer objetivos, prioridades y qué es importante y qué no lo es, escríbeme a lolahernandez.coaching@gmail.com y te ofreceré un enfoque que te apoye.