Archivo de la etiqueta: comunicación en pareja

Y la rutina en pareja… ¿qué tal?

“Ya no me quiere como antes, está claro que le aburre hablar conmigo, ya no nos divertimos juntos, si es que no me escucha… ¿alguna vez hubo pasión entre nosotros?”

Los que vivimos en pareja o alguna vez la hemos tenido, sabemos que todas las relaciones, en algún momento, entran en una fase que incluye la temida rutina. Si lo piensas bien, en parte es una buena noticia; sería agotador estar toda la vida sintiendo una pasión desbocada por alguien, no nos quedaría energía para hacer otras cosas, y ya sabemos que los mortales necesitamos más cosas y tenemos una encantadora tendencia a buscar el equilibrio entre las distintas áreas de nuestra vida.

Y aún y así… quien más quien menos querría hacer algunas mejoras en su relación. El viernes pasado trabajamos en esto en el taller que hicimos sobre comunicación en pareja. Comentamos el peso que en nuestro bienestar y en nuestra satisfacción general con la vida, tiene la calidad de nuestra relación de pareja en cada momento, habida cuenta de la cantidad de tiempo que pasamos juntos y de lo mucho que solemos compartir.

Tómate un rato para contestarte con honestidad a estas preguntas: cuando algo no marcha del todo bien… ¿qué sueles hacer? ¿Te quejas? ¿Esperas a que el otro cambie o busque soluciones? ¿Cómo te comunicas en esos momentos?Presentación1Hoy voy a compartir algunas prácticas que a mí me han servido para incorporar nuevos buenos hábitos a esa “rutina”:

Callarme: sí, algunos hemos aprendido que una buena pareja se pasa toooooooooodo el día hablando, que cuando uno está a gusto tiene que estar hablando permanentemente y si no hablas constantemente es que te pasa algo. Además, cuando yo hablo todo el rato, en cierto modo estoy asumiendo la responsabilidad sobre la comunicación en la relación. Por tanto, cállate un poquito y deja hablar al otro si quiere… y si no quiere, no pasa nada, disfruta de vez en cuando del silencio compartido, puede ser muy agradable. ¡Ah! Y prepárate para la reacción de tu pareja, al principio estará desorientada… pensará que te has enfadado, explícale que estás tan a gustito y que va todo bien, dale tiempo.

Transmite explícitamente tu cariño y gratitud: ¿a ti no te gusta que lo hagan? Díselo con palabras, con gestos de complicidad, sonrisas, contacto visual y de vez en cuando algún detallito. ¿Quién mejor que tú sabe lo que a tu pareja le gusta?

Propón otros planes: investiga, pregunta por ahí, piensa ¿qué otras cosas podríais hacer? A todo el mundo le gusta divertirse, seguro que si le planteas algo distinto, te dice que sí.

No te agobies: tómate tu tiempo, disfruta también de la rutina, no tiene que darte una fiebre anti-rutina, esta es una tarea para “corredores de fondo”. Adopta el objetivo de calidad frente a cantidad.

Cuídate mucho: En todos los sentidos: físico, personal, profesional, social… nada resulta más atractivo que relacionarse con alguien que se siente a gusto consigo mismo. ¿Te has preocupado tanto por los demás que te has descuidado un poquito últimamente?

Comparte tus logros y si tienes alguna pregunta, hablamos en lolahernandez.coaching@gmail.com


En pareja

 

Mientras revisaba documentación ayer para preparar un taller de asertividad que haré próximamente en Múnich, me encontré con unos consejos para la buena comunicación en pareja que hoy quiero compartir por si te encuentras en este estado.

Lo encontré en un libro de Olga Castanyer que se llama “La asertividad: expresión de una sana autoestima”.  Al final del libro, cuando expone la forma de aplicar a situaciones reales los conceptos y herramientas que recoge esta publicación, dedica un apartado especial a la pareja, para la que  hace, entre otras, las siguientes recomendaciones:

  1. Dar gratificaciones: tanto verbales como materiales. Hay que explorar qué es lo que gratifica concretamente a nuestra pareja y no dar por hecho que le gusta “lo que a todo el mundo”.
  2. Agradecer gratificaciones: a veces, se da por supuesto que el otro debe llevar a cabo determinados comportamientos positivos y que no tenemos por qué agradecérselo. Mostrar abiertamente que nos alegramos le servirá de refuerzo para repetirlo otra vez y de información para saber que va por buen camino respecto a nosotros.
  3. Pedir gratificaciones: normalmente, se piensa que no hay que pedir las cosas porque es artificial y que el otro debe de saber lo que queremos y dárnoslo. … Nadie por muy enamorado que esté es clarividente y necesitamos saber exactamente qué le gusta a la otra persona para poder dárselo a su gusto. Hay que desterrar la idea de que pedir es rebajarnos y comunicar abiertamente qué y cuánto nos gustaría que hiciera la otra persona por nosotros.
  4. Expresar sentimientos negativos: es necesario que una pareja se comunique sentimientos de tristeza, enojo, malestar, frustración, etc. Pero haciéndolo de una manera asertiva, para no terminar, como ocurre muy frecuentemente, en peleas y acusaciones…
  5. Empatizar: desgraciadamente, esta es una de las conductas que menos aparecen en las parejas: la capacidad de ponerse en el lugar del otro y ver los problemas desde su punto de vista…
  6. Intercambiar afecto físico: muy importante y frecuentemente olvidado “al cabo de los años”, ya que se confunde muchas veces con intercambio sexual.
  7. Enfrentarse a la hostilidad inesperada o al mal humor: no todo son rosas en una pareja y, con mucha frecuencia, uno de los dos llega cansado, malhumorado o irritado… La persona asertiva puede reaccionar de dos formas:

i.      … “yo no tengo nada que ver con tu mal humor”, etc.

ii.      … “parece que estás muy enfadad@ esta noche… pero creo que ese enfado viene de otras personas…”.

Creo que estas técnicas pueden ser especialmente valiosas para los pertenecemos a parejas biculturales, en las que debemos prestar atención para no caer en “obviedades”. Espero que te sirvan, para lo cual, ya sabes que lo primero que tendrías que hacer es ponerlas en práctica… ; > ¡Feliz comunicación en pareja!

CIMG2539