Archivo de la categoría: Inteligencia Emocional

Regalos del universo

Borja Vilaseca lo explica muy bien: la vida es una sucesión de experiencias que necesitamos vivir para aprender. De esta forma, todo lo que vivimos trae una enseñanza para cada uno de nosotros. En ocasiones – ya se sabe que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra…. (2… ó 117 diría yo… jajajaja) – necesitamos encontrarnos varias veces con la misma situación para extraer el aprendizaje que esta trae.

Yo personalmente, pasé buena parte de mi vida encontrándome gente que se comportaba de forma borde, que me hablaba mal, que me trataba mal y durante mucho tiempo, en el trabajo, en mi vida social, personal, me encontraba de forma recurrente con personas que reaccionaban de esta forma desagradable. Cuando esto ocurría, como buena PAS (persona altamente sensible) me sentía muy afectada, alterada e incluso bloqueada y ni de lejos era capaz de expresar “asertivamente” mi opinión o mis emociones: o no expresaba nada (si no tenía confianza con esa persona) o soltaba un exabrupto lo más malsonante posible que se me pudiera ocurrir en ese momento (cuando sí había confianza…).

Durante mucho tiempo pensé que el problema era mío, que yo debía estar haciendo algo equivocado para provocar esta reacción, que era mi culpa. Enseguida apareció el victimismo… “pobrecita de mí, con lo maja que yo soy y lo mal que me trata este personaje…, ¿por qué me tiene que tratar a mi así de mal? ¿Qué he hecho yo para merecer esto?”.

Nuevo Presentación de Microsoft PowerPoint

Poco a poco empecé a recorrer la senda del desarrollo personal: empecé a leer, a investigar, estudié psicología, hice cursos, me formé como coach, hablé con profesionales, con personas que tenían más experiencia de la vida y con el transcurrir de los años, aprendí muchas cosas: que yo era PAS, que podía desarrollar habilidades sociales como la asertividad para poner límites a los comportamientos agresivos de las personas, para aprender a expresar mis opiniones y mis emociones de forma adecuada, que podía trabajar la tendencia a tomarme las cosas de forma personal, que yo tengo un nivel de empatía muy superior a la media y por tanto para mí es fácil darme cuenta de cosas que otros no “ven”, etc. etc. …

Para poder transformar estos conocimientos en sabiduría – saber hacer se aprende HACIENDO… – empecé a entrenarme pasito a pasito con todas estas herramientas y ahí sigo; no todos los días son igual de fáciles, pero empiezo a sentir que, en mi camino de autoconocimiento, voy pasando de “nivel: no sé por dónde me viene el aire” a “nivel: asertividad avanzada” jajajaja.

Por cierto, cada vez me encuentro con menos comportamientos bordes ajenos… ¡curioso! ¿No?

Te dejo a continuación la programación del año que viene. ¡Ah! y no dudes en compartir este post con aquellas personas en las que hayas pensado mientras lo leías… 😉 ¡seguro que les viene bien también!

 

Folleto talleres MUC


¡A tu ritmo!

Preparando los talleres de noviembre para personas altamente sensibles (PAS), vuelvo a tomar conciencia de lo importante que es para nosotros estar muy en contacto con nuestro interior, con nuestro organismo, con nuestras necesidades físicas y velar por mantener nuestro propio ritmo.

Si te fijas, en general, vivimos una vida de “locos”, estamos hiperestimulados, pretendemos estar 8 horas (¡mínimo!) sentados frente al ordenador, al mismo tiempo que estamos 24 horas conectados a todo tipo de terminales electrónicos, queremos ejercer como padres, ir al gimnasio, comprar, cocinar, cuidar nuestras amistades… No sé vosotros, pero yo cuando leo esto empiezo a hiperventilar… 😉

Este ritmo no es natural para nuestro organismo, solo hace falta mirar a nuestro alrededor para ver los niveles de estrés que respiran quienes nos rodean. Para los PAS, este ritmo es especialmente pernicioso.

Nuevo Presentación de Microsoft PowerPoint

La buena noticia es que hoy más que nunca, precisamente esas nuevas tecnologías que tanto nos estresan hacen también que gocemos de una flexibilidad y una libertad antes impensable, siempre que las utilicemos bien. Ha llegado el momento de dejar de seguir ritmos externos irracionales e innecesarios y empezar a mirar hacia dentro, sustituirlos poco a poco por ritmos más sostenibles y naturales. ¿Por dónde podemos empezar? Hay un montón de cosas que podemos hacer, una buena por la que podríamos empezar sería simplemente pararnos cada hora unos minutos a respirar, sí, así de fácil, RESPIRAR, SOLO RESPIRAR, sin teléfono… ni televisión, ni papeles, SOLO RESPIRAR.

¿Qué tal si empezamos a probarlo? Con la llegada de un nuevo mes, podemos empezar a cultivar un nuevo y beneficioso hábito… ¡es tan fácil!

Disfruta y me cuentas qué tal te va. Que tengas un noviembre BIEN VENTILADO 😉

En este enlace te dejo la programación de las próximas actividades en Múnich: Taller de GESTIÓN DEL TIEMPO contra el ESTRÉS en noviembre y grupo de DESARROLLO PERSONAL MENSUAL.

Si te ha servido algo de lo que has leído en este artículo y piensas que podría servir también a otras personas que estén lidiando con el tema, te invito a compartirlo.


3º Cuento: Casiopea

Érase una vez una joven aprendiz de la vida, de nombre Casiopea, que siempre supo que había nacido con un gran potencial.

Casiopea sentía que tenía una misión, no sabía muy bien cual, pero creía que cada día vivido era un regalo y debía ser aprovechado.

Se sentía muy motivada por aprender a vivir y al mismo tiempo, como su empatía no conocía límites, sentía el deseo de compartir lo que iba aprendiendo y aportar a otros.

Con ese deseo de aprender y aportar, pasaba el día leyendo, y leyendo y leyendo sobre psicología, coaching, ecología, política… y compartía parte de lo que leía en sus redes sociales.

Pasó el tiempo y aunque Casiopea leía, leía y leía, sentía que no avanzaba en su aprendizaje sobre la vida. Así que se fue a dar un paseo,  – a Casiopea le ayudaba pasear, a pensar – y con el movimiento, empezaron a venir nuevas ideas. Se dijo: – ¿tal vez leer y escribir no sea suficiente? ¿Qué más tendría que HACER para aprender a vivir?

Así decidió que había llegado el momento de salir de su cueva y conocer cómo habían aprendido a vivir otras personas. Buscó personas que le inspiraban, investigó sus vidas, sus proyectos, se entrevistó con ellas, las observó… y un buen día se encontró con la clave.

Nuevo Presentación de Microsoft PowerPoint

Una de las personas a las que investigó marcó la diferencia: la ACCIÓN Bávara. La ACCIÓN Bávara era una mujer de mediana edad, leía lo justo para estar informada de las cosas que pasaban en nuestro mundo globalizado, tenía una presencia limitada en redes sociales y no hablaba demasiado. Si algo caracterizaba a la ACCIÓN Bávara era que HACÍA cosas con sentido.

Aprovechaba el tiempo que tenía y lo dedicaba a HACER cosas que eran importantes para ella: yoga, dormir, proyectos solidarios, proyectos profesionales, disfrutar de la gastronomía, de los animales, dar y recibir amor, reírse mucho, cocinar, escribir, compartir su vida con otr@s, comunicarse directamente con sus querid@s…

A la ACCIÓN Bávara le importaba poco lo que otras personas dijeran sobre su vida, lo suyo era la comunicación directa y respetuosa, si quería saber algo, lo preguntaba y no esperaba a que le adivinaran el pensamiento, si quería algo, lo pedía.

Tenía mucha confianza en ella misma porque se había acostumbrado a buscar todo dentro de ella; ya no se relacionaba con los demás desde el apego o desde la carencia, sino desde la plenitud y la abundancia. Había aprendido a fijarse con agradecimiento en todo lo mucho que tenía: unas piernas fuertes, una sonrisa cariñosa, una casa soleada y unos buenos compañeros de viajes, y se había entrenado en enfocarse en eso cuando las cosas no iban bien.

Lo que más llamó la atención de Casiopea, es que la ACCIÓN Bávara contagiaba a los demás con su ejemplo, con lo que HACÍA, no con lo que decía…

Casiopea empezó a imitar a la ACCIÓN Bávara y su vida cambió. Poco a poco dejó de hacer cosas que no quería, decir cosas que no sentía, pasar tiempo con personas con las que no construía nada y en sitios que no le inspiraban.

Empezó a relacionarse más con el corazón y menos con la cabeza y a HACER las cosas que realmente le nacía HACER.

Con el tiempo desarrolló una vida coherente y encontró su anhelada misión, tanto tiempo buscada en el sitio equivocado. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado… 🙂

Más abajo te dejo la programación de talleres en Múnich. 🙂

Si te ha servido algo de lo que has leído en este artículo y piensas que podría servir también a otras personas que estén lidiando con el tema, te invito a compartirlo.

Folleto talleres MUC


¿Es esta la vida que quiero llevar?

Sí, lo sé, es una “pedazo de pregunta”… 😉

Da vértigo pensarlo… ¿verdad? A un@ se le tambalean los cimientos cuando se hace preguntas así, y sin embargo, a veces, hay que hacerse preguntas así. ¿Cuándo? Te respondo con otra pregunta… ¿recuerdas para qué teníamos emociones? ¿Cuál es su utilidad? Te lo refresco: las emociones son señales, es información importante para ti, a la que tú, de forma racional no estás haciendo caso… amig@, por eso tu hemisferio derecho viene a ayudarte, a veces con insistencia, para que le escuches y HAGAS algo que no estás HACIENDO…

Por tanto, sí, cuando tenemos muchas emociones, intensas y frecuentes – no hace falta estar al borde de un ataque de nervios… ¿eh? Podemos reaccionar antes… 😉 -, es muy posible que debamos en primer lugar cuidarnos, mucho muchísimo, y en segundo lugar, pararnos a escuchar nuestras respuestas a preguntas como esa.

A veces nos pasamos la vida huyendo de nuestras emociones y de preguntas como esa, pero hasta que no hagamos algo con ello, nuestras amigas las emociones van a seguir estando muy presentes y cada vez más. Claro que podemos optar por anestesiarlas, hay un montón de opciones a nuestra disposición: adicciones de todo tipo, medicación a “cascoporro”, distracciones compulsivas sin fin… pero… otra vez… ¿es esa la vida que quiero llevar? ¿Así? ¿Aquí? ¿Con esta relación de pareja? ¿Con un trabajo como el que tengo? ¿Con este tipo de relaciones?…

Un buen comienzo puede ser empezar a programar “citas contigo mism@”, como si hubieras quedado con alguien, lo bloqueas en el calendario y te vas a tomar un café, a dar un paseo o te sientas delante de un papel o de un ordenador; puedes hablar en alto si estás solo, o escribir… Cuando te pongas a ello, deja primero hablar a tus emociones, déjalas salir. Para ello te ayudará responderte a preguntas como: ¿cómo te sientes? ¿Qué ha pasado? ¿Cuánto tiempo llevas así?… Después, cuando estés más tranquil@ empieza a establecer un diálogo con tu parte más madura y racional… ¿has aprendido algo de esto? ¿Qué puedes hacer la próxima vez que pase? ¿Qué te gustaría cambiar? ¿Por dónde podrías empezar? ¿Qué te vendría bien HACER ahora para solucionarlo?

Enhorabuena por dar el primer paso, eres valiente, y merece la pena 🙂

Te dejo pensando, no sin antes recordarte que si estás en Madrid, estamos de enhorabuena, pues a finales de mes tengo programados un taller de asertividad (valiosa herramienta donde las haya para mejorar nuestras habilidades de comunicación) y otro de inteligencia emocional (¡qué te voy a contar!). Aquí te dejo más información:

Folleto

Taller Inteligencia Emocional

Si estás en Múnich, tal vez te apetezca pasarte por el taller de octubre: será sobre Asertividad, una valiosísima herramienta para mejorar nuestra comunicación. Aquí te dejo más información:

Folleto

Te dejo también la programación de tallercitos en Múnich:

Folleto talleres MUC

Si te ha servido algo de lo que has leído en este artículo y piensas que podría servir también a otras personas que estén lidiando con el tema, te invito a compartirlo.


To er mundo é güeno

Con este título quiero hacer un pequeño homenaje a Manuel Summers y su película del mismo nombre que en 1982 tuvo un gran éxito de público.

Estamos rodeados de desigualdad, hay niveles escandalosos de corrupción y miseria en las sociedades modernas, el cambio climático empieza a hacer estragos cada vez más difíciles de revertir – me pregunto si nuestros hijos serán los primeros refugiados climáticos europeos – y los conflictos bélicos se han instalado en nuestro día a día…

Sí, el panorama es bastante desolador y sin embargo, hoy quiero poner el foco de atención en una pequeña gran revolución silenciosa que se está gestando, una a nivel individual y otra a nivel colectivo. A nivel individual, quiero destacar el afán solidario que mueve al 80% de mis clientes: es muy frecuente que durante las sesiones de coaching trabajemos en metas que tienen que ver con su afán por reinventarse profesionalmente – top tema hoy en día que tenemos más opciones que nunca a nuestra disposición (aunque eso no siempre juegue a nuestro favor… ¿verdad?). Bien, pues en este proceso, TOD@S señalan la importancia que tiene para ellos desarrollar una actividad profesional con sentido, que tenga un impacto directo en la mejora de las personas y/o del medio ambiente, que aporte y sirva a otros.

Por si pensáis que eso “solo me pasa a mí” por estar dedicada a estas cosas del desarrollo personal, os pongo otro ejemplo: mi marido, que recientemente hizo un cambio de rumbo profesional de 180 º y pasó del ámbito de las tecnologías al de la sostenibilidad, también lo atestigua. Con frecuencia, tiene oportunidad de entrevistarse con personas de este sector, que ocupan puestos en ocasiones de importante nivel organizativo, institucional e intelectual, y transmiten esta misma motivación, este mismo deseo.

Somos muchos los que hemos tomado conciencia en algún momento de lo que Eduardo Galeano definía tan bien en esta cita: “Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”. Lo mejor es que esto es contagioso… 🙂  Y ahí llega la dimensión global: hoy en día las tecnologías están a nuestra disposición para estar más y mejor conectados, comunicados y coordinados que nunca, para que lleguen nuestros mensajes a un número de personas que nunca hubiésemos soñado y a una velocidad que supera con creces nuestras previsiones más optimistas de hace, muy poco tiempo…

Y haciendo uso de esas tecnologías, os dejo un botón de muestra en el que podéis ver como el gran Alejandro Jodorowski le da la vuelta a una entrevista que empezó siendo una provocación, y acabó siendo un ejemplo de amor y de humor 😉 ¡que la disfrutéis!

Te dejo pensando, no sin antes recordarte que si estás en Múnich y eres Mama, tal vez quieras aprovechar la oferta del mes de agosto:

oferta mamas

Por si te apetece pasarte por el taller del próximo mes: será sobre COACHING. Aquí te dejo información, tal vez quieras pasársela a alguien que quiera conocer esta potente herramientas para conseguir perder peso, encontrar pareja o trabajo, por ejemplo. Gracias por ello y… ¡nos vemos! 🙂

Folleto

Aquí te dejo también la programación de tallercitos en Múnich y en Madrid (de nuevo en SEPTIEMBRE nos vemos por allí). 🙂

Folleto talleres

Folleto talleres MAD

Si te ha servido algo de lo que has leído en este artículo y piensas que podría servir también a otras personas que estén lidiando con el tema, te invito a compartirlo.


Los ciclos de la vida

La vida es cíclica, no estoy descubriendo América ¿verdad? En ocasiones parece que va todo bien, que se han alineado nuestros planetas con el bienestar y a pesar de pequeñas dificultades, todo fluye, vivimos, comemos, dormimos, trabajamos, nos reímos… y todo está más o menos en calma. Si podemos tener alguna certeza, es que en algún momento esta situación cambiará, algo ocurrirá, tal vez una discusión, una situación que nos genere estrés, un conflicto emergente, un problema de salud… sabemos que la vida también tiene estas cosas.

Mantener la calma cuando todo va bien, es fácil, hacerlo cuando las cosas se tuercen… no tanto… ¿verdad?

Yo creo que podemos hacer muchas cosas cuando las cosas se tuercen, muchas de ellas encaminadas a cuidarnos: comer bien, hacer ejercicio, pasear o hacer algo para relajarnos, escribir, hablar con alguien, poner nuestras cosas en orden, tomar perspectiva…

Personalmente, encuentro dos claves para recordar en estos procesos: ACEPTACIÓN de lo que sentimos, de lo que sucede; permitirnos estar tristes, enfadados o temerosos, no rechazar nuestras emociones. La segunda clave es la ESPERANZA: la buena noticia de los ciclos es que seguro que pasarán, ya hemos pasado por eso… ¿verdad? Parecía que se iba a acabar el mundo y no… de repente hemos hecho algo diferente, algo ha cambiado, alguna pieza ha encajado y salimos nuevamente adelante. Somos guerrer@s supervivientes de muchas cosas y en algunos momentos, conviene recordarlo…: Una vez más ¡saldré de esta! ¡Siempre he salido adelante de todo y esta vez no va a ser la excepción! ¡Aunque duela, lo superaré! 😉

¿Crees que te serviría recordarte esto la próxima vez que te pase? ¿Qué frases te dices tú para “autoanimarte” cuando te hace falta? A lo mejor las quieres apuntar por ahí para usarlas la próxima vez que pases por uno de esos “ciclos”; es mi deseo, que lo HAGAS para que te sirva.

Aprovecho para contarte que si estás en Madrid, aún puedes reservar una plaza para disfrutar de los talleres que están planificados para este fin de semana:

Folleto talleres MAD

Y si estás en Múnich, aún quedan unas poquitas plazas para el taller de inteligencia emocional del sábado 8:

Taller Inteligencia Emocional

¿Algún amigo con dificultades para gestionar el estrés o sus emociones? No olvides enviarle el link 😉 Gracias por ello y…. ¡nos vemos!

 

 


Transmite paz

Muy relacionado con el tema anterior, muchos de nosotros estamos personalmente comprometidos con la PAZ. Nos preocupan los procesos bélicos que se dan aún hoy en día en muchos países y nos conmueve cualquier tipo de violencia, con lo cual, en las actuales circunstancias nos pasamos el día conmovidos…

Muy frecuentemente hemos aprendido que la paz mundial depende de líderes políticos o religiosos, que el común de los mortales poco podemos hacer para frenar esta escalada de violencia y despropósitos. Mi misión con este artículo es hacerte cambiar de opinión si tú también piensas así… 🙂 Luego me cuentas si lo he conseguido.

Cada vez que reaccionamos a algo generamos energía y esta energía a su vez genera consecuencias; que la energía sea positiva o negativa depende de nosotros, depende de lo que nosotros elijamos. Como os contaba en el artículo anterior, podemos seguir funcionando “en automático” o podemos hacernos más conscientes, pararnos y decidir en cada momento cómo queremos reaccionar.

Hoy mi maridito me ha dado una lección, una vez más… 😉 (soy una persona muy afortunada por tenerle a mi lado). Volvíamos en el tren de pasar unos días con la familia alemana, y hemos ido al bar a pedir algo de comer: nos hemos encontrado con un camarero estresado que no daba abasto y que cuando él le ha pedido lo que queríamos, le ha contestado con unas formas mejorables “que ya no quedaba casi de nada”. Él ha intentado con toda la paciencia del mundo aclarar con el camarero qué quedaba y a medida que este percibía su calma, ha sido capaz de calmarse a su vez y ofrecer distintas opciones. Al final de la conversación su estado de ánimo era tan bueno, que se ha deshecho en atenciones con nosotros, que a su vez le hemos respondido siempre con una sonrisa, una mirada a los ojos y un reconocimiento por su trabajo.

¿Se podía haber elegido una respuesta de contraataque? Sí… ¿verdad? Todos lo hemos hecho en algún momento y después… ¿cómo nos hemos sentido? ¿Cómo nos hemos ido? ¿Cómo ha afectado eso al resto de interacciones que hemos tenido después…? Todo lo que hacemos… todo lo que decimos… tiene consecuencias.

Me alegra mucho pensar que posiblemente este camarero hoy se haya ido a su casa contento, que posiblemente haya sido amable con las personas con las que se haya cruzado en el transporte público y que esta energía positiva, a su vez se habrá multiplicado exponencialmente.

Por eso te invito, la próxima vez que te sientas desanimado por las guerras y por los conflictos agresivos que nos rodean, te pares a mirar en ti, a ver qué puedes hacer tú para generar y compartir paz, amor, humor, una mirada cómplice, una sonrisa, un abrazo, una caricia, buen rollito… Recuerda que tú elijes qué transmitir en cada interacción con los demás… 😉 – directa, por teléfono, por wasap, twitter, facebook…- ¡¡Es tanto lo que podemos hacer cada un@ de nosotr@s!!

Te dejo pensando, no sin antes recordarte que si estás en Múnich, tal vez te apetezca pasarte por el taller del próximo mes: será el sábado 3. Más abajo encontrarás el folleto, tal vez quieras pasárselo a alguien estresado que necesite aprender a gestionar mejor su tiempo. ¡Gracias por ello! 🙂

Anuncio GT sin E3

Más abajo te dejo también la programación de tallercitos en Múnich y en Madrid (otra vez en JUNIO) 🙂

Folleto talleres

Folleto talleres MAD

Si te ha servido algo de lo que has leído en este artículo y piensas que podría servir también a otras personas que estén lidiando con el tema, te invito a compartirlo.


Entrena BONDAD

Hola a tod@s ya desde Múnich,

¿Qué tal habéis empezado el 2º trimestre del año? Yo quiero compartir con vosotros un interesantísimo artículo que he leído recientemente sobre el proyecto de Richard Davidson.

Davidson es Doctor en neuropsicología e investigador en neurociencia afectiva y ha investigado la base científica de las emociones y cómo repercute en nuestro cerebro la práctica de la meditación, entre otras interesantísimas investigaciones. Pues bien, Davidson sostiene que la base de un cerebro sano es la bondad, y no solo eso, la segunda interesante noticia es que la bondad se puede entrenar… 🙂

En el artículo encontraréis más información sobre la forma en la que se puede llevar esto a la práctica a través de la meditación. Aquí os copio el enlace: “La base de un cerebro sano es la bondad, y se puede entrenar”.

Nos vemos en Múnich y cada día un poquito más bondados@s 🙂

¡Ah! Si estás en Múnich, tal vez te apetezca pasarte por el taller de este mes: será el próximo sábado. Más abajo encontrarás el folleto, a lo mejor quieres pasárselo a alguien que necesite aprender a comunicarse mejor. Gracias por ello y… ¡Nos vemos! 🙂

Folleto


Hay que cuidarse…

Hoy me ha pasado una cosa muy graciosa: resulta que he ido a buscar a mi abuela a la residencia y después de intentar localizarla por varios sitios (tengo una abuela muy inquieta) me han enviado al salón de la misa. Cuando han terminado, mientras esperaba a ver si encontraba a mi abuela, veía salir a todos los mayores con un tono grisáceo en la cara… y como soy un poco despistada, yo decía para mí: “hay que ver cómo se está cebando el cáncer de piel con las personas mayores… ¡qué suerte tiene mi abuela!”… poco después he descubierto que hoy es miércoles de ceniza… (jajajajajaja) y eso es lo que llevaban todos los abuelos marcado en la frente…

En fin… risas a parte, sí quería aprovechar este tema para reflexionar sobre la virulencia de los casos de cáncer que se están dando en nuestra sociedad con cada vez más frecuencia. Comentando ayer este tema con una persona que lo conoce muy bien, me hablaba de la necesidad de cuidar nuestra salud de forma preventiva, englobando en este término no solo la física, sino también la mental.

Pensando en ello, creo que esto puede tener que ver con lo que os comentaba antes sobre el victimismo. Sí es necesario aceptar aquellas cosas que suceden y que nosotros simples mortales no podemos cambiar, y al mismo tiempo, es fundamental estar muy en contacto con nuestro interior, con nuestras necesidades e ilusiones, para ponernos en marcha, para no aceptar situaciones que no tenemos por qué aceptar y luchar para conseguir una vida que nos haga lo más felices posible, pues así como la infelicidad puede degenerar en enfermedad, la felicidad muchas veces trae salud, física y mental.

¿A ti qué te parece? ¿Quieres compartirlo?

Por cierto, hablando de cuidarnos, tal vez te apetezca asistir al taller de equilibrio y autoestima que haremos en Madrid el próximo sábado 25… ¡será el último hasta junio! Así que si te animas a cuidarte… ¡¡allí nos vemos!! ¿Conoces a alguien a quien tal vez le vendría bien trabajar con herramientas de psicología y coaching para mejorar su autoestima y equilibrio personal? Puedes enviarle esta foto:

Folleto

 


Programas de formación individual

Llevaba tiempo pensando en una fórmula profesional que me permitiese seguir compartiendo herramientas de desarrollo personal, de esas que a mí me sirven cuando las utilizo… 😉 a unos precios más accesibles para el común de los mortales, permitiéndome al mismo tiempo vivir de mi profesión, que es la forma más sostenible que se me ocurre de seguir compartiendo desarrollo personal sin tener que dedicarme a otra cosa… 🙂

Pues bien, este mes tan inspirador en Madrid he dado con la cuadratura del círculo: “Programas de coachingformación individual

Con estos programas podrás formarte y empezar a entrenarte de forma individualizada en nuevas habilidades y técnicas relacionadas con alguno de los siguientes temas:

  • Inteligencia Emocional
  • Gestión del tiempo contra el estrés
  • Habilidades de comunicación (Asertividad)
  • Alta sensibilidad (PAS)
  • Autoestima
  • Coaching
  • Técnicas de búsqueda de empleo en España o Alemania
  • (Re)Orientación profesional
  • Integración cultural en España o Alemania

Al tratarse de un entrenamiento individualizado a caballo entre el coaching y la formación, tiene un precio más económico que las sesiones de coaching puro, con la flexibilidad de adaptar la extensión de los contenidos y la distribución de las horas a tus posibilidades. Recomiendo dedicar entre 3 y 5 horas a estos programas, pero se pueden hacer en menos tiempo. Podemos tener sesiones de 1, 2 ó hasta 3 horas en función de tu disponibilidad y estas pueden ser presenciales, por Skype, telefónicas o una combinación de estas.

Programa formación individual

¿Tienes uno o dos amig@s interesados en estos mismos temas? Disfrutad juntos de alguno de estos programas y accederéis a precios aún más interesantes 😉

El participar en estos programas, te permitirá disfrutar de precios más competitivos si después quieres reforzarlos con sesiones de coaching puro.

¿Te parece interesante? ¿Algún comentario? No dudes en solicitar más información en: lolahernandez.coaching@gmail.com

Si tienes algún/a amig@ necesitad@ de entrenar este tipo de habilidades… ¡comparte!