Archivo de la categoría: Migración

Hay que cuidarse…

Hoy me ha pasado una cosa muy graciosa: resulta que he ido a buscar a mi abuela a la residencia y después de intentar localizarla por varios sitios (tengo una abuela muy inquieta) me han enviado al salón de la misa. Cuando han terminado, mientras esperaba a ver si encontraba a mi abuela, veía salir a todos los mayores con un tono grisáceo en la cara… y como soy un poco despistada, yo decía para mí: “hay que ver cómo se está cebando el cáncer de piel con las personas mayores… ¡qué suerte tiene mi abuela!”… poco después he descubierto que hoy es miércoles de ceniza… (jajajajajaja) y eso es lo que llevaban todos los abuelos marcado en la frente…

En fin… risas a parte, sí quería aprovechar este tema para reflexionar sobre la virulencia de los casos de cáncer que se están dando en nuestra sociedad con cada vez más frecuencia. Comentando ayer este tema con una persona que lo conoce muy bien, me hablaba de la necesidad de cuidar nuestra salud de forma preventiva, englobando en este término no solo la física, sino también la mental.

Pensando en ello, creo que esto puede tener que ver con lo que os comentaba antes sobre el victimismo. Sí es necesario aceptar aquellas cosas que suceden y que nosotros simples mortales no podemos cambiar, y al mismo tiempo, es fundamental estar muy en contacto con nuestro interior, con nuestras necesidades e ilusiones, para ponernos en marcha, para no aceptar situaciones que no tenemos por qué aceptar y luchar para conseguir una vida que nos haga lo más felices posible, pues así como la infelicidad puede degenerar en enfermedad, la felicidad muchas veces trae salud, física y mental.

¿A ti qué te parece? ¿Quieres compartirlo?

Por cierto, hablando de cuidarnos, tal vez te apetezca asistir al taller de equilibrio y autoestima que haremos en Madrid el próximo sábado 25… ¡será el último hasta junio! Así que si te animas a cuidarte… ¡¡allí nos vemos!! ¿Conoces a alguien a quien tal vez le vendría bien trabajar con herramientas de psicología y coaching para mejorar su autoestima y equilibrio personal? Puedes enviarle esta foto:

Folleto

 


Programas de formación individual

Llevaba tiempo pensando en una fórmula profesional que me permitiese seguir compartiendo herramientas de desarrollo personal, de esas que a mí me sirven cuando las utilizo… 😉 a unos precios más accesibles para el común de los mortales, permitiéndome al mismo tiempo vivir de mi profesión, que es la forma más sostenible que se me ocurre de seguir compartiendo desarrollo personal sin tener que dedicarme a otra cosa… 🙂

Pues bien, este mes tan inspirador en Madrid he dado con la cuadratura del círculo: “Programas de coachingformación individual

Con estos programas podrás formarte y empezar a entrenarte de forma individualizada en nuevas habilidades y técnicas relacionadas con alguno de los siguientes temas:

  • Inteligencia Emocional
  • Gestión del tiempo contra el estrés
  • Habilidades de comunicación (Asertividad)
  • Alta sensibilidad (PAS)
  • Autoestima
  • Coaching
  • Técnicas de búsqueda de empleo en España o Alemania
  • (Re)Orientación profesional
  • Integración cultural en España o Alemania

Al tratarse de un entrenamiento individualizado a caballo entre el coaching y la formación, tiene un precio más económico que las sesiones de coaching puro, con la flexibilidad de adaptar la extensión de los contenidos y la distribución de las horas a tus posibilidades. Recomiendo dedicar entre 3 y 5 horas a estos programas, pero se pueden hacer en menos tiempo. Podemos tener sesiones de 1, 2 ó hasta 3 horas en función de tu disponibilidad y estas pueden ser presenciales, por Skype, telefónicas o una combinación de estas.

Programa formación individual

¿Tienes uno o dos amig@s interesados en estos mismos temas? Disfrutad juntos de alguno de estos programas y accederéis a precios aún más interesantes 😉

El participar en estos programas, te permitirá disfrutar de precios más competitivos si después quieres reforzarlos con sesiones de coaching puro.

¿Te parece interesante? ¿Algún comentario? No dudes en solicitar más información en: lolahernandez.coaching@gmail.com

Si tienes algún/a amig@ necesitad@ de entrenar este tipo de habilidades… ¡comparte!

 

 


Hani hani (@)

Esta nuestra vida tiene momentos estupendos, no carentes de otros menos estupendos que pueden aportar experiencias de desorientación o incluso de desolación a nuestra existencia. Hasta ahí estamos de acuerdo ¿no? Quién no se ha quedado alguna vez sin trabajo, se ha separado o ha experimentado una pérdida importante…  Vamos a dar un paso más: ¿qué es lo que hace que en esos momentos sintamos desorientación y desolación? Pues yo creo que en buena medida la falta de confianza.

Si tú también perteneces a la categoría de “personas altamente proactivas” y además un poquito perfeccionistas e impacientes, puede ocurrir que ante alguna de estas circunstancias pases masivamente a la acción y quieras ver resultados “rapidito… ¡¿eh?! Que no tengo toda la vida…” y sin embargo las cosas no siempre funcionan así. Y digo más, por fortuna no funcionan así, y aquí entro en una esfera más trascendental.

Independientemente de las creencias que cada uno pueda tener, yo personalmente creo que la vida tiene un plan para nosotros, en el que por supuesto nosotros podemos influir, lo hacemos constantemente, y al mismo tiempo, pertenecemos a un conjunto más amplio de seres, experiencias y procesos con los que interactuamos de una forma tan compleja e increíble que cada uno acaba viviendo lo que necesita en el momento adecuado y en las circunstancias adecuadas para que se produzcan los aprendizajes correspondientes.

3

Desde que estoy convencida de que las cosas suceden cuando tienen que suceder, cada vez me desespero menos tratando de forzar lo que tal vez no tiene sentido para mí que suceda y abro más los ojos, observo, reflexiono y acepto, los tiempos que tiene mi vida, el feedback que me da y cómo se comunica conmigo. Las enseñanzas que estoy obteniendo son inagotables, no puedo evitar sonreír al recordar algunas, como aquella pareja o aquel trabajo o aquella ciudad que no eran para mí porque simplemente la vida tenía otros planes a su debido momento, cuando se dieron las circunstancias adecuadas…

¿Tú qué crees? ¿A ti también te ha enseñado esto la vida? A lo mejor te viene bien tenerlo presente la próxima vez que tú o alguien de tu entorno, se encuentre tratando de forzar los acontecimientos. ¿Quieres compartirlo con alguien más?

(@) Expresión que utilizan los saharauis cuando alguien trata de hacer una predicción sobre lo que pasará. Ellos contestan “Hani hani” que es una forma de decir, “tranquil@, será lo que tenga que ser” 🙂


Descubre lo que sabes

Aunque cada vez con más frecuencia escribo para buscadores de inspiración y acción, independientemente de si viven en su país o fuera de este, hoy sí me voy a centrar en algo que va más dirigido a los que nos hemos ido a vivir a otro país en el que se habla un idioma diferente.

Ya he comentado en otras ocasiones las implicaciones que puede tener hablar mal – como es esperable cuando uno está aprendiendo una nueva lengua – sobre nuestra autoestima, teniendo en cuenta que la nueva lengua lo impregna todo: está presente las 24 horas del día en nuestras facetas personales y profesionales…

También he comentado que al principio – sobre todo si hemos llegado con un nivel de conocimiento “cero bajo cero” – nuestro nivel de motivación para aprender esa nueva lengua suele ser muy elevado y se refuerza con el hecho de que en relativamente poco tiempo, solemos avanzar mucho: pasar de nada a algo es muy gratificante y lo experimentamos con mucha satisfacción. Sin embargo, con el paso de los meses y los años, vivimos una fase no tan estimulante, en la que poco a poco (muy poco a poco, sentimos a veces) pasamos de algo a algo mejor, y esta evolución no es tan evidente.

Es frecuente además, que al principio dediquemos bastante tiempo al estudio del idioma entre clases, deberes y repaso de gramática y vocabulario, y sin embargo, con el tiempo dejamos de estudiar. Pensamos erróneamente, que por el simple hecho de vivir aquí, ver la tele, escuchar la radio y trabajar en alemán, vamos a seguir aprendiendo y mejorando por osmosis…

3

Hoy quiero invitarte a que vuelvas a estudiar. Si puedes, apúntate a algún curso aunque sea una sola vez a la semana (aquí en Alemania la VHS tiene opciones de este tipo) y si esta posibilidad es complicada, desarrolla uno o dos hábitos sencillos, por ejemplo: todos los días después de cenar dedicar un rato más o menos largo, dependiendo de tu energía, a revisar gramática o vocabulario. Todos los días en el tren, lee algo pequeño en alemán, los fines de semana lee algo en voz alta, queda regularmente con un Tandem, etc.

Si haces esto van a pasar al menos tres cosas: en primer lugar vas a tomar conciencia de cuánto sabes, pues al repasar vas a reconocer y clarificar muchas estructuras gramaticales y vocabulario, lo que va a reforzar tu autoestima. Con una autoestima reforzada, te vas a sentir más segur@ y ya solo eso va a hacer que automáticamente hables mejor, y que por tanto se te entienda bien y te sientas más a gusto al hablar ese idioma. Además, al hacerlo a tu ritmo, vas a disfrutar más del proceso de aprender y lo vas a ver como algo estimulante, como una carrera de fondo que se puede convertir en un hobby.

Pero como dirían Borja Vilaseca o Ana Spósito, no creas nada de lo que te digo, ponlo a prueba y ¡hazlo! Y luego comparte con nosotr@s qué resultados has obtenido. A lo mejor así también tú inspiras a alguien más 😉


Pérdida y aceptación

Hoy abordamos el período estival con una reflexión que tiene que ver con los cambios imprevistos. Y es que a veces en la vida, las cosas suceden así: de repente. De repente recibes una noticia, de repente cambia algo importante, experimentas una pérdida o sucede algo que cambia completamente tu rutina profesional o personal.

Cuando hablamos de cambios imprevistos no deseados tenemos que mencionar a la experta por antonomasia en estas lides: Elisabeth Kübler-Ross. Esta científica suiza, dedicó parte de su vida a investigar sobre los procesos que viven las personas cuando están próximas a la muerte y desarrolló un famoso modelo sobre las etapas de duelo por las que pasamos cuando nos enfrentamos a cambios más o menos imprevistos y no deseados:

  1. Negación
  2. Ira
  3. Negociación
  4. Depresión
  5. Aceptación

Aunque en principio estas etapas de duelo están referenciadas a sucesos como la pérdida de un ser querido o el diagnóstico de una enfermedad terminal, también se pueden dar en una versión tal vez más “suave” en  cualquier episodio de cambio no deseado y repentino.

3

Hasta llegar a la fase de Aceptación, vamos a experimentar emociones: vamos a tratar de negar o rechazar lo que ha pasado – esto no puede ser verdad –, vamos a resistirnos con rabia más o menos acentuada a la pérdida que se avecina, pasaremos por una etapa de ajuste – vale, ya que tengo que aceptar pulpo como animal de compañía, quiero al menos decidir en qué habitación lo voy a alojar – y experimentaremos también la tristeza más o menos intensa de la pérdida. Un aspecto fundamental durante todo este proceso es la aceptación de las propias emociones que vamos a sentir. Es tiempo de permitirnos estar tristes o sentir enfado, sin aferrarnos a esas emociones, pero sin tampoco meterlas debajo de la alfombra o tratar de disimularlas. Tomarnos tiempo para dejar salir nuestra rabia o para sentir nuestra tristeza facilitará el avance por estas etapas, hasta la deseada aceptación.

Pues te dejo investigando un poco sobre estos procesos y tal vez repasando cómo te has enfrentado anteriormente a las pérdidas, ¿tal vez te quedaste atascad@ en alguna etapa? ¿Hay algún proceso por concluir o alguna emoción retenida? A la luz de este sabio modelo ¿qué podrías hacer de forma diferente para encajar y aceptar las pérdidas futuras? ¿Conoces a alguien que haya sufrido una pérdida recientemente? ¡Comparte! 🙂


¿Estoy de los nervios? No, soy PAS

Las personas altamente sensibles (PAS) podemos desarrollar más fácilmente que los demás un buen número de cualidades: creatividad, intuición, genialidad, un agudo sentido del humor, complicidad, empatía, solidaridad, somos personas con valores, sabias, artistas, tenemos un aspecto juvenil, en ocasiones más inteligentes que la media, vemos más allá…

Los que somos poseedores de este rasgo de personalidad también podemos experimentar sensaciones molestas como sentirnos más activados que la media por situaciones que a los que no son PAS les alteran menos, al tener un sistema nervioso hiperreactivo, en ocasiones nos bloqueamos y necesitamos hacer una pausa para resetearnos (“igualic@s” que los ordenadores), percibimos con intensidad y queramos o no tooooooooooooooodo lo que sucede a nuestro alrededor: todo lo que nos dicen con palabras, lo que nos dicen sin palabras, el ambiente reinante, los ruidos, la luz, los olores, el frío o el calor… y también todo lo que ocurre en nuestro interior: palpitaciones, sudoración, diálogo interior, hambre, enfermedad… y claro, tanto percibir, tanto percibir… ¡cansa! Y luego un@ necesita nuevamente… hacer una pausa con más frecuencia que los no PAS.

Además, los PAS somos más vulnerables a los padecimientos psicosomáticos, a caer en adicciones y a trastornos como la ansiedad y la depresión…

El segundo y el tercer párrafo no te han gustado tanto si tú también eres PAS… ¿verdad?

3

Bueno… ¡la vida misma! Todo tiene una parte positiva y otra no tanto. Lo más importante es que siempre podemos HACER algo al respecto. Nosotros no somos defectuosos, simplemente somos en cierto modo diferentes, lo cual está muy bien, porque todos lo somos de alguna forma y eso enriquece y mucho a las sociedades y sistemas que lo saben aprovechar. Los PAS tenemos simplemente un ritmo distinto y nuestro reto es encontrarlo y adaptar nuestra vida a ese ritmo porque cuando lo hacemos emerge la gran fortaleza que tenemos en nuestro interior, y si no lo hacemos, ya sabes lo que decía en los párrafos dos y tres…

Lo que acabo de contar es un pequeño resumen de lo que puedes encontrar en el altamente recomendable libro de Elaine Aron: El don de la sensibilidad. Si eres PAS, si hay alguien en tu círculo próximo que lo sea (representamos alrededor del 25% de la población), si eres terapeuta, directivo, educador, profesional sanitario o político… este es tu libro. Teniendo en cuenta que todos pasamos por etapas de especial sensibilidad en la vida, incluso un no PAS puede sacar buen provecho del mismo.

¡Ah! ¿Qué no sabes si eres PAS? Échale un vistazo a este Documental y a esta otra entrada del blog.

Ojalá que esta información llegue a muchos PAS que no saben que lo son – como yo misma hace poco más de un año… ¡y eso que soy psicóloga y coach! Te digo yo que en casa del herrero…-. Cuando  lo sepan y reordenen su vida, van a experimentar mucho bienestar. Con ese deseo lo comparto ¿me ayudas a difundirlo?


Aceptación y acción

Hoy quiero escribir de nuevo sobre un concepto fundamental para nuestro bienestar personal: la aceptación.

Es un tema sobre el que he insistido bastante pero pienso seguir haciéndolo porque cada día me doy cuenta de lo fundamental que es. Estoy convencida de que poner verdaderamente en práctica la aceptación es una de las mejores llaves que tenemos a nuestra disposición para abrir la puerta de nuestra paz interior.

Vamos a entrar un poco en “harina”: ¿Qué hay detrás de este tipo de situaciones?: Este dolor de cabeza me está matando, mis hijos son unos trastos y no paran de hacer ruido… ¡no puedo soportarlo!, mi compañera del trabajo es una siesa, ¡no la aguanto!, mi novio no tiene memoria, ¡otra vez ha olvidado la fecha de nuestro aniversario!, estoy harta de este trabajo, otra vez una cola de clientes que llega hasta la puerta…

Detrás de estas situaciones puede haber varias cosas, cosas que podemos hacer para mejorar esas vivencias, y además yo veo un denominador común en todas ellas: la NO ACEPTACIÓN.

3

¿Aceptar significa resignarse o tirar la toalla? No, aceptar significa analizar cuál es mi punto de partida con respecto a una situación. Ese punto de partida me puede permitir ver qué parte de la situación escapa a mi control, y por tanto no puedo hacer otra cosa más que ACEPTARLA y al mismo tiempo, me permite tomar conciencia de qué parte de la situación sí depende de mí y por tanto qué puedo hacer para cambiarla.

En las situaciones anteriores puedo empezar aceptando (y por tanto NO RECHAZANDO y NO haciendo conjeturas en mi cabeza sobre CÓMO TENDRÍAN QUE SER LAS COSAS) mi dolor de cabeza, que los niños normales hacen ruido, que mi compañera es poco expresiva, que la memoria no es el fuerte de mi chico y que mi trabajo es como es en el momento presente.

A continuación, puedo dar un paso más y pasar a la acción para cambiar en la medida de mis posibilidades esa situación: puedo tomar conciencia de que tal vez he bebido poca agua y beber más me podría ayudar con el dolor de cabeza, puedo darme cuenta de que tal vez estoy asumiendo demasiado sol@ la responsabilidad en el cuidado de mis hijos y pedir ayuda, puedo fijarme en otras cualidades de mi compañera o buscar relacionarme más con otros compañeros más afines, puedo valorar otras cualidades de mi pareja y regalarle una agenda :), puedo proponer mejoras en el trabajo para reducir las colas de clientes y a lo mejor plantearme otras opciones profesionales…

Como ves, la aceptación no tiene que estar necesariamente unida a la resignación, es mucho lo que podemos hacer por nosotros frente a una situación adversa, y una buena forma de empezar puede ser aceptarla primero y después, remangarnos a ver qué podemos cambiar. ¿Te parece? ¿Ves algún obstáculo para hacer esto? ¡Pues cuéntame a ver qué te puedo aportar! 🙂


Vive la diferencia

Esta sociedad en la que vivimos ha evolucionado mucho en cierto sentido, pero desde mi punto de vista, aún tiene que hacerlo mucho más. Vivimos en una sociedad que nos evalúa constantemente para ver si respondemos a los estándares de belleza, solvencia económica, salud física y mental, peso, altura, solidaridad, nivel cultural, cociente intelectual… Siempre que nuestros parámetros se sitúen dentro de esos estándares, vamos bien, pero… hay de nosotr@s como se nos ocurra ser un poco más gordit@s, un poco más sensibles, un poco más limitad@s intelectualmente… o incluso un poco más vag@s, que se han dado casos también, ¿verdad?

Cuanta presión recibimos y nos autoimponemos cuando nos salimos de la media, que mal lo pasamos y hasta donde somos capaces de llegar por parecernos a los demás, por ser como “todo el mundo”, por llevar una vida “normal”… ¿cierto o no?

3

Y sin embargo… amig@, no te parece a ti también que lo que enriquece a una sociedad, o a un grupo de cualquier tipo, es la diversidad, la multidisciplinariedad, los enfoques diferentes (que solo pueden provenir de personas diferentes, en situaciones diferentes…). Mira a tu alrededor: ¿observas diferencias entre unos individuos y otros? Fíjate en gente a la que conozcas bien y aprecies: ¿realmente son iguales a los demás o son increíblemente maravillosos en su individualidad, en lo que les diferencia de los demás, defectos incluidos.

Volviendo a ti amig@: tú cómo eres, qué rasgos de ti destacan sobre la media y en qué otros no estás tan sobrado. Como seria tu vida si a partir de ahora en vez de recriminarte cada vez que te encuentres frente a una supuesta “limitación tuya” o diferencia con respecto a los demás, te empezases a decir cosas como: vale, no soy la persona más práctica del mundo, pero puedo aportar mucho con mi creatividad; sería muy aburrido que todos fuésemos igual de guapos, yo voy a contribuir de otra forma con mi belleza picassiana y mi sentido del humor; sí, soy diferente y me encanta, me quiero así y hay personas muy valiosas en mi vida que me quieren como soy…

Cada vez más se insiste en que hay diferentes inteligencias, diferentes formas de aprender y diferentes formas de tratar la misma enfermedad con cada individuo, yo creo que vamos por el buen camino… Si lo hacemos así, estoy segura de que nuestra sociedad será cada vez más rica en su diversidad y cada uno de sus individuos, más felices, o al menos ¡eso creo yo! ¿Tú qué piensas? No dejes de compartir, tu opinión es tan única como tú… ¿recuerdas?


¿Emigrante en Múnich?: InitiativGruppe e.V.

Llevo ya un tiempito trabajando directamente, relacionándome y disfrutando con emigrantes, en contacto directo o indirecto con múltiples organizaciones y personas que de alguna forma desarrollan iniciativas para este colectivo en la ciudad de Múnich, creía que ya lo conocía “todo” y sin embargo, ¡la vida nunca deja de sorprendernos amig@!

Por diferentes razones, he tenido la oportunidad de conocer de cerca algunos de los proyectos para emigrantes que desde InitiativGruppe se desarrollan y a algunas de las personas que los lideran. Tengo que decir que estoy impresionada.

Da igual que seas hombre, mujer, niñ@, joven, adulto o ancian@, va a ser muy difícil que no encuentres algún proyecto (si no varios…) que refuerce y apoye tu proceso de integración en esta ciudad, tan hermosa a veces y tan desafiante cuando la miramos desde alguna otra perspectiva.

IG¡Y qué despliegue de creatividad!: a través de cursos de todo tipo, de formación en alemán y otras lenguas, a través de la música, del fútbol, de asesoramiento personalizado, de clases particulares de apoyo, de guarderías y de orientación profesional para diferentes colectivos, entre otras muchas actividades, ofrecen respuestas de calidad (y buena parte de ellas gratuitas) a las diferentes necesidades que tenemos fundamentalmente los emigrantes, si bien hay muchas actividades en las que también participan los “lugareños”. ¡Qué mejor forma de integración! ¿No?

Más de 40 años de experiencia y el apoyo de diferentes instituciones avalan su buen hacer. Os invito a echarle un vistacito a su web, y/o a recoger información y folletos por alguno de los centros que tienen; ellos son muy abiertos y siempre están encantados de contactar con gente como nosotros y con otras instituciones que también desarrollen este tipo de iniciativas. Algo me dice que os gustará lo que encontrareis allí ;D

 


Alemán en el Instituto Cervantes

Hola a todos,

¿he leído bien? ¿Pero el Instituto Cervantes no era el organismo que representaba la lengua española en todo el mundo? Sí, has leído bien, además de seguir siendo un centro de referencia cultural y educativo en nuestro idioma, a partir de enero, dando respuesta a las necesidades de los hispanohablantes que debido a la crisis seguimos llegando en tropel a Múnich, el Instituto incorporará cursos de alemán para hispanohablantes. La oferta incluirá:

  • Cursos de alemán en los niveles A1, A2, B1 y B2 del Marco Común Europeo de Referencia. Los cursos de nivel B2 son ya con fines específicos.
  • Horarios de mañana y de tarde para que puedas elegir el que mejor te convenga.
  • Profesores bilingües alemán-español.
  • Análisis contrastivos de las dos lenguas.
  • Una progresión adecuada al público hispanohablante en inmersión lingüística.
  • Consejos prácticos para los primeros pasos en Alemania.
  • Un vademecum intercultural para el contacto con la sociedad alemana y el mundo empresarial.
  • Preparación para exámenes oficiales.
  • Un programa asistido de tándem con alumnos alemanes del Instituto.

Próximamente, en esta misma entrada, incluiré un enlace que ampliará esta información. Así que ya sabéis, a partir de enero, clases de alemán también en el Instituto Cervantes.