Archivo de la etiqueta: encontrar trabajo

Apark las excusas

¿Tú también te pones excusas? Déjame adivinarlo… ¡¡seguro que sí!! Vale, no pasa nada, lo hacemos todos, y un buen primer paso precisamente es reconocerlo, reconocérnoslo a nosotros mismos por el bien de la relación con un@, que ya sabemos que es la más larga y la más importante que vamos a tener mientras vivamos.

El segundo paso es detectar qué excusas nos ponemos y en qué situaciones. ¿Es posible que quieras conseguir algo y que al mismo tiempo te dé un poco de “susto”? Por ejemplo, imagínate que quieres encontrar un trabajo en Alemania – también os lo podéis aplicar en España… desgraciadamente – y dices, “vale, quiero encontrar trabajo PERO…” y aquí empieza tu lista de excusas, por ejemplo:

– todavía no hablo bien alemán, no me voy a enterar de nada

– mi CV en alemán es muy mejorable

– no tengo cartas de recomendación de todas las empresas en las que he trabajado y aquí es muy importante

– ¿y en qué trabajo?

– no sé qué páginas de empleo hay aquí

– cuando las encuentre, no las voy a entender… ¡aquí está todo en alemán!

– mi salud últimamente no es muy buena, seguro que a la primera baja me despiden

– como me llamen para una entrevista voy a estar tan nerviosa que seguro que la cago

– ¡no sé por dónde empezar!

– con el carácter que tienen los alemanes… no creo que me adapte ¿y si cojo una depresión profunda irreversible para toda la vida?

¿Te suena? Vale, a lo mejor he exagerado un poco… ¿o no?Presentación1A ver… sí, claro que sí, cuando queremos conseguir algo mejor para nuestra vida es lógico que sintamos un poco de miedito, recuerda lo que hemos hablado en otros post sobre salir de la zona de confort, y al mismo tiempo, si no salimos, y seguimos haciendo lo mismo… ya sabemos dónde vamos a seguir.

Por consiguiente, hoy te propongo que hagas un poco de autocoaching. Cuando yo lo practico, pongo algo muy parecido a una relación de quejas y excusas, como la que acabo de poner, y a continuación empiezo a contestarme… vale, de todas estas dramáticas situaciones que me está presentando la vida, ¿en qué puedo influir? ¿Qué cosas podría empezar a hacer?

Pues hombre, por empezar con un brainstorming de posibilidades:

– puedo dedicar más tiempo a mejorar mi alemán

– puedo recordar que no necesito ser bilingüe para trabajar en Alemania, puedo empezar por un trabajo menos cualificado que me permita mejorar el idioma

– puedo pedirle a mi amiga Angelina, que es alemana, que me haga el favor de echarle un vistazo a mi CV, a ver si se entiende, a cambio de una tortilla española ;p

– puedo mirar qué cartas de recomendación tengo…

¿Con esto vas a conseguir que el trabajo venga a buscarte a casa? No… – y si lo consigues por favor ¡¡cuéntanos cómo lo has hecho!!, – pero sí vas a empezar a ver cosas concretas que tú sí puedes hacer… y ya si además las haces… ¡no te digo nada!


Da un paso +

Me gustaría encontrar un trabajo mejor, PERO ES QUE… todavía no hablo suficiente alemán… A mí me gustaría emprender una actividad profesional, ¡siempre he querido ser mi propio jefe! PERO ES QUE no sé qué requisitos legales y administrativos debería cumplir… Yo quisiera encontrar empleo, necesito conseguir una estabilidad económica, PERO ES QUE no sé por dónde empezar, ¡no sé para qué sirvo!

¿Tú también te dices estas cosas? Hoy te propongo dar un paso más: qué tal si aparcamos todas esas excusas y simplemente pasamos a la acción?:

¿No hablas suficiente alemán? Ok, empecemos por aquí – lo importante es empezar por algún sitio – ¿Qué nivel de alemán tienes actualmente? Qué podrías hacer para  averiguarlo, ¿es posible que hables mejor de lo que tú crees? Bien… supongamos que no… Qué estás haciendo actualmente para mejorar tu nivel de alemán… Qué podrías empezar a hacer. De todas las opciones disponibles… ¿cuál te apetece más? ¿Cuál de ellas encaja mejor con tu agenda?

Presentación1Seguro que no te has dado cuenta… ;D… por eso te cuento que tenemos por delante un año enterito, nuevito y listo para ser estrenado, disfrutado y aprovechado para desarrollar el plan de acción que necesitemos para conseguir lo que nos propongamos. Si estos días, cuando empieces a soñar con tu 2014 favorito, te encuentras diciéndote cosas como esta, coge algo para apuntar y empieza a listar tareas, las que necesitas completar para conseguir tu sueño, y luego mira tu agenda, échale un vistazo para ver cuándo puedes encajar la primera, y cuando esa ya sea historia… apunta la segunda… Tengo fundadas sospechas de que si lo haces… cuando llegue diciembre de 2014, habrás conseguido lo que te propongas, te vas a sentir más satisfech@ y con muchas ganas de soñar nuevos logros para 2015.

Si quieres hacer el camino acompañado por un coach que te apoye con herramientas, refuerce tu compromiso y motivación, y te haga muchas preguntas para que tus respuestas te pongan directamente en marcha, escríbeme a lolahernandez.coaching@gmail.com y te cuento.


Supérate profesionalmente

Una buena parte de mis clientes en Múnich, vinieron movidos por el deseo de conseguir un logro profesional. Algunos de ellos, mujeres en su mayoría, después de un tiempo apartadas de su vida profesional y dedicadas en cuerpo y alma al cuidado de su familia, querían volver a trabajar fuera de casa, sentirse “útiles”, ¡como si lo que estuvieron haciendo durante todo ese tiempo no lo fuera!

Con sorprendente frecuencia, me he encontrado también con emprendedores ilusionados por la idea de dejar de trabajar por cuenta ajena y empezar a invertir tiempo e ilusión en proyectos profesionales independientes. También he recibido la confianza de personas que teniendo trabajo querían mejorar, bien en su empresa actual, bien en otra; y como no, personas que querían encontrar trabajo en Alemania, o hacerlo en España para volver…

Siempre es excitante ver cómo sus propias emociones les llevan a tomar conciencia de lo importante que es para ellos ese logro profesional; cuando están perdidos en las dudas e inseguridades que nos surgen a todos al principio, cuando nos estamos planteando hacer algún cambio personal o profesional, sienten emociones como miedo, desánimo e incluso enfado. En cambio, cuando se “lían la manta a la cabeza” y se deciden a dar el primer paso, a explorar otras opciones, a soñar con otras posibilidades y empiezan a pasar a la acción, los sentimientos que empiezan a aparecer son ilusión, entusiasmo y esperanza; yo les cuento que cuando hacemos cosas diferentes a las habituales, también empezamos a conseguir logros nuevos y que eso nos lleva a sentirnos de manera distinta.

Este es un ejemplo más de lo mucho que nos puede ayudar pararnos a ratitos a escuchar a nuestras amigas las emociones, a ver qué me quiere decir este enfado, o este susto que se me ha metido en el cuerpo… ¿¡y esa alegría!? Pues esta emoción nos pone en contacto directamente con lo que nos hace felices, con lo que da sentido a nuestra vida, con lo que nos mueve… Así que a partir de ahora, también cuando te sientas alegre, párate a observar qué está pasando dentro de ti y a tu alrededor, recogerás información muy valiosa para ti.

Ojala que si estás en algún punto de inflexión de los comentados arriba, te animes a dar ese paso que marcará la diferencia entre la pasividad y tu logro.

CIMG2578