Archivo de la etiqueta: Coaching en Múnich

Wie bitte?

¡Hola!

Hoy quiero escribir sobre un tema que me encuentro con mucha frecuencia en las sesiones y que no sé si las organizaciones, que están contratando hispanohablantes para sus empresas en Alemania, están teniendo suficientemente en cuenta. Muchas veces, tengo ante mí a todo un profesional de la medicina o de la ingeniería, por poner un ejemplo, con unas competencias técnicas espectaculares, un CV impresionante… y que sin embargo está, “acongojado” en el trabajo, por percibir unas reacciones en su entorno un tanto hoscas y secas hacia él. Esta sensación, con más frecuencia de la que sería esperable, lleva a estos profesionales a plantearse, no sólo abandonar su organización, sino incluso irse de Alemania y volver a su país o irse a otro.

0

Siempre podemos decidir volver a nuestro país, por supuesto, pero personalmente creo que es mejor tomar decisiones de este tipo más motivados por la búsqueda que por la evitación. En cualquier caso, dejando esta opción disponible como plan B, yo creo que hay un plan A que, ya que estamos aquí y hemos hecho un esfuerzo tan grande para llegar al punto en el que nos encontramos…, conviene explorar y poner en práctica. Hay muchas cosas que podemos hacer para superar esa sensación de “acongoje”:

  • En primer lugar, podemos practicar un comportamiento más empático con nuestro entorno. Los alemanes que nos rodean, pueden creer que ya llevamos suficiente tiempo en el país como para dominar su idioma – no nos olvidemos que esto también pasa en nuestros países con respecto al castellano… Creo que fue Hemingway el que dijo eso de que “una sola vida no es suficiente para aprender alemán si no es tu idioma materno”. Yo, que no soy un ejemplo de nada, llevo 10 años aquí y todavía tengo muchísimo que aprender… Por tanto, con asertividad y sin victimismo, podemos recordar de vez en cuando a nuestro entorno, que hemos aprendido mucho y seguimos haciéndolo, pero que el alemán no es nuestro idioma materno.
  • Además, es importante que nos formemos e informemos un poco sobre las diferencias culturales entre países hispanos y Alemania. Conocer las características de su comportamiento individualista vs el nuestro gregario, nos ayudará a ajustar un poco nuestras expectativas.
  • Cuando sea necesario, utilizar herramientas de comunicación asertiva para poner límites, como por ejemplo esta que nos propone Talane Miedaner en su libro Coaching para el Éxito.
  • Pedir, con asertividad también, todas las aclaraciones que necesitemos. Muchos tenemos la Creencia Limitante de que preguntar es de personas poco inteligentes, cuando en realidad, es todo lo contrario – te lo digo yo que me dedico profesionalmente a preguntar. Comparto a continuación algunas frases que nos pueden ayudar:
    • Ich habe nur einen Teil verstanden.
    • Noch einmal bitte.
    • Bitte, sprechen Sie langsamer.
    • Was haben Sie gesagt?
    • Sagten Sie am 13. Oder am 30.?
    • Das habe ich nicht verstanden.
    • Können Sie mir dass noch mal genau erklären?
    • Können Sie das aufschreiben?
  • Y por supuesto, seguir aprendiendo alemán… immer wieder…. Es una carrera de fondo que nos va a traer cada vez más satisfacciones si elegimos una buena actitud.

En mi blog encuentras infinidad de recursos sin coste para profundizar en estos temas, pero si tú también necesitas que te eche un cable… no dudes en contactar conmigo, tengo un montón de experiencia al respecto.

Por cierto, en septiembre haremos el taller de Asertividad, una buenísima forma de desarrollar nuestras habilidades de comunicación… 😉


Confina2 para crecer

Si recientemente escribía sobre la “convivencia máxima” que muchos estamos experimentando en tiempos de coronavirus, hoy quiero escribir sobre el “aislamiento máximo” que muchas personas están viviendo estos días. Si algunos estamos deseando buscar espacios para nuestra intimidad, otros en cambio, están hartos de intimidad y su vida social “presencial” se reduce a la gente con la que se cruzan en el supermercado, en el mejor de los casos.

Voy a tratar de aportar alguna idea a los aislados por coronavirus, como siempre, desde mi propia experiencia. Cuando pienso en aislamiento, pienso en crecimiento personal. Al principio de venir a vivir a Alemania, yo pasaba mucho tiempo sola y la verdad, fue una experiencia bastante difícil. Me sentía alejada de todo lo que conocía, de todas las personas a las que quería y mi vida social era bastante parecida a la que comentaba en el párrafo anterior. Hoy, me alegra comprobar, que todo sucede por algo, y que la Lola que soy ahora, no habría sido posible sin esa increíble experiencia, y me alegro mucho por ello.

La soledad, me permitió mirar hacia dentro, dejar de buscar fuera todo tipo de estímulos, cariño, risas, compañía, apoyo y empezar a constatar algo, que ya vienen diciendo los sabios de todos los tiempos – no estoy descubriendo América… – que todo está en nuestro interior.

Si te pareces un poco a mí, te estarás preguntando: ¿y cómo se hace eso? Me vienen varias ideas a la cabeza, muchas de las cuales, algunos no las podéis llevar a la práctica ahora – estoy pensando en salir a pasear… – así que me voy a centrar en una que sí: LA HERRAMIENTA de crecimiento personal y autoconocimiento que recomiendo por encima de todas las cosas habidas y por haber: la meditación.

person in yellow protective suit meditating

Photo by cottonbro on Pexels.com

Y te voy a contar el método que yo he adquirido, el que a mí me funciona después de mucho tiempo de práctica y depuración, aunque estoy segura de que tú encontrarás el tuyo si te pones a practicar. Lo que yo hago todos los días, últimamente a media tarde, por un espacio de entre 20 y 40 minutos – lo que me pida el cuerpo, aunque si no tienes práctica, te recomiendo que empieces por de 1 a 5 minutos – es tumbarme apoyando las piernas en la pared y colocando las manos encima del abdomen, tapándome con una mantita. Primero me concentro en respirar, observo, sin censurarme, cómo mi mente se va a otros pensamientos, a otros ruidos externos y la vuelvo a traer suavemente a mi respiración. Cuando ya siento que me empiezo a relajar empiezo a establecer un diálogo con mi interior: cuando inspiro me intereso por él y le pregunto cosas y cuando expiro siento lo que me contesta. Le digo cosas como: “hola” – expiro – , “¿qué tal estás?”…, “¿cómo te sientes físicamente?”… – si me duele por ejemplo la cabeza, me pongo las manos sobre ella y me digo “inspiro salud y expiro dolor de cabeza”, “¿qué emociones estás sintiendo?”… – y las dejo salir si siento ganas de reír o de llorar -, “acepto mis emociones”…, “acepto mi malestar físico”…, “¿te estoy cuidando bien?”…, “¿qué necesitas?”…, “recuerda que tú eres lo más importante para mí”, “no me olvido de ti”, “mañana te veo otra vez”. Y, después de empezar a moverme suavemente y estirar mis extremidades, me despido con un auto-abrazo, que ese siempre lo tenemos disponible y permitido.

Pues espero que te inspire, cuéntame qué tal lo llevas y si te puedo aportar algún tip. Te deseo un aislamiento con mucho crecimiento.

¡Ah! En mayo nos veremos en el taller de Autoestima, que tiene toda la pinta de que tendrá que volver a ser online…


Promoción de Otoño 20%

Sí, ya sé que suena a la Campaña Publicitaria de algún Centro Comercial… pero no, es una promoción para hacer coaching.

Acaba de empezar el nuevo curso y por lo que escucho a mi alrededor, sé que te estás planteando encontrar trabajo, ponerte en serio con el alemán o trabajar en algún aspecto de tu desarrollo personal en beneficio de tus relaciones, tus vaivenes emocionales y en definitiva, tu capacidad de disfrute en la vida.

Sé por tanto que es un buen momento para empezar un proceso de Coaching, en estas mismas circunstancias, el año pasado yo inicié uno con mi Coach, Ana Laura Spósito: Quería empezar a ofrecer mis servicios de Coaching en Español en Alemania y no sabía por dónde empezar, todo eran obstáculos: no sabía alemán, no conocía a nadie, no conocía la ciudad, no conocía el mercado del coaching en Alemania y como acababa de llegar… estaba experimentando el inicio de mi propio proceso de integración en Alemania.

El proceso que hice con Ana me ayudó mucho a ponerme en el camino, a aterrizar las muchas ideas que me daban vueltas en la cabeza, en acciones concretas, a ganar confianza en mi y en mi capacidad para vivir de mi pasión, en tener el privilegio de ejercer en Alemania una actividad profesional que está alineada con mis valores y con mi deseo de contribuir al proceso de crecimiento personal de otras personas, para que sean más libres y por tanto más felices.

Para facilitar tu acceso a esta maravilla de metodología que aporta el coaching y que tú también te veas “en el camino” que elijas recorrer en lo personal y/o profesional, a través de esta Promoción de Otoño, te podrás beneficiar de un descuento del 20% en las 3 primeras sesiones, y eso es mucho si tenemos en cuenta que la media es de 7 sesiones para la totalidad del proceso. Eso sí, tienes que ser uno de los 5 primeros en escribirme a lolahernandez.coaching@gmail.com. Tendremos un primer encuentro en el que sin compromiso, y sin coste, estudiaremos tu  posible M.E.T.A. y yo te contaré en qué consiste esto del Coaching.

Pues ya sabes… ¡Gracias y que sigas disfrutando de la semana!

Nota: si estás expatriado en Alemania por tu organización, dímelo y nos ponemos en contacto con Recursos Humanos; hay muchas organizaciones que incluyen procesos de coaching en las actividades de integración de su personal expatriado.


Compromiso

En Coaching, el secreto del éxito es el compromiso de la persona protagonista del proceso (coachee) con su META. Es el aspecto determinante. O lo que es lo mismo, “si de verdad quieres, con el apoyo metodológico de tu Coach, puedes”. Yo digo que “con tu compromiso, el éxito está garantizado”. La pregunta entonces es… ¿de verdad quiero? Si la respuesta es sí… ¿cual es la distancia que me separa de mi logro? ¿Qué frenos tengo? ¿Cuales son los obstáculos que seguro sé que me voy a encontrar por el camino? ¿Quiero trabajarlo? Si la respuesta es REALEMENTE SÍ… el éxito está garantizado… ; >