Archivo del Autor: Lola Hernandez. Coaching.

Gracias… Vielen Dank ;)

Ahora que nos acercamos al final del año, quiero aprovechar para daros las gracias a todos los que confiáis en mí…

… por apoyarme con vuestros “me gusta” cuando publico algo en redes sociales

… por compartir con otr@s lo que escribo

… cuando me recomendáis a vuestros amig@s

… por vuestra humildad cuando queréis evolucionar y ser mejores personas

silver colored heart lock bridge

Photo by Marcus Wöckel on Pexels.com

… cuando me enviáis feedbacks tan positivos e inspiradores, como los que me hacéis llegar casi cada día

… por hacerme sentir taaaaaaan afortunada

… por los buenos ratos que compartimos junt@s

… cuando pasamos ratos difíciles a la par que de mucho crecimiento en las sesiones

… por tanta apertura y confianza

… por hacerme amar mi trabajo

… por hacerme crecer cada día

… cuando me hacéis ver que mi trabajo sirve…

Es un auténtico placer para mí, de verdad… contar con la confianza de tod@s y cada uno de vosotr@s, ya hayamos compartido procesos de coaching, sesiones grupales, talleres y/o programas online. Incluso cuando simplemente me enviáis un mensaje. Me siento privilegiada cada vez que contactáis conmigo para que os apoye con algún tema que se os resiste en lo personal, y también cuando ocurre en lo profesional.

Cojo el testigo que me pasáis y la inspiración que me transmitís para seguir mejorando como persona y como profesional, para conseguir aportar cada vez más valor a nuestros encuentros.

Por TODO… GRACIAS de corazón.

Os dejo el link al calendario, ya sabéis que la semana que viene nos veremos en el taller de asertividad… ¡¡pedazo de tema!! 😉


Mandamientos para la AUTOESTIMA

Cuando me quiero…

pexels-photo-357891

… me tomo mi tiempo para parar y respirar.

… me permito sentir miedo, enfado, tristeza y alegría.

… dejo de esconderme y miro de frente a la vida, con la confianza de encontrar al menos un aprendizaje en cada situación, por difícil que sea.

… pongo los límites que necesito en cada momento a personas y situaciones.

… me tomo tiempo varias veces al día para contactar con mi interior.

… dejo de asustarme por mi poder.

… busco activamente formas de disfrutar de la vida, de lo grande y de lo pequeño.

… me cuido yo primero para poder después cuidar a los demás, en la medida de mis posibilidades.

… ACEPTO y dejo de luchar con LO QUE ES, con lo que no depende de mí.

… Expreso lo que quiero y lo que opino, cuando es importante para mí.

… vivo solamente el AHORA.

… me centro en lo que yo puedo hacer, en lo que depende de mí.

… dejo de correr y me muevo más despacio.

… me tomo tiempo para comer.

… cuido mi salud.

… me responsabilizo de atender al 100% mis necesidades de todo tipo.

 

Te dejo el enlace con programas de desarrollo personal y el enlace con los talleres previstos. El lunes por cierto, tendremos finalmente el que fue aplazado para PAS. ¡Te espero!


Duelo

Nos cuesta aceptarlo, pero, uno de los aspectos que hacen la vida tan valiosa, es entender que estamos aquí de paso. Cada momento es único, cada experiencia compartida, también, y nunca sabemos cuándo va a ser la última. El que se va, se va, y seguramente estará bien. Aunque nadie ha vuelto todavía para contárnoslo, yo creo que su existencia sigue de otra forma en otro sitio, tiene nuevos planes y nuevos proyectos. El que se queda es el que de repente o no tanto, se encuentra con un espacio vacío, una especie de paréntesis en su vida que conlleva un proceso que, antes o después, hay que vivir. Como diría Borja Vilaseca, durante una temporada, podemos narcotizarnos y distraernos con la variada estimulación que la vida nos ofrece, pero en algún momento, nos vamos a tener que confrontar con la tristeza, que es la emoción que aparece siempre que experimentamos una pérdida, y que tiene la costumbre de dejarnos un poquico bajos de energía.

Durante este proceso vamos a pasar por diferentes fases y nos van a acompañar todo tipo de emociones: enfado, miedo, tristeza, incluso la alegría, por sorprendente que nos resulte. Cuando perdemos a alguien, es muy frecuente que recibamos el cariño y el apoyo de amigos y familia, y siempre que hay un momento social, habrá espacio para la risa y la alegría de volver a vernos, así como la empatía y la complicidad de las emociones compartidas. Son experiencias muy bonitas que traen estas vivencias, que como todo en la vida, también tienen un lado positivo. Una de las claves que yo encuentro que nos puede ayudar a llevar las pérdidas lo mejor posible es PERMITIRNOS las emociones que vamos a sentir y ACEPTAR tanto el hecho en sí, como esos estados de ánimo pasajeros que vamos a vivir, sin aferrarnos a ellos – tampoco se trata de ser masoquista – pero sin negarlos, dándoles su espacio y fluyendo con ellos.

20130515_092417

Así que será bueno que nos tomemos ratos para sentir, para llorar, para reír, para permitirnos estar de mal humor o sentir temor. La tristeza, concretamente, es una emoción que necesita ser sentida para ser canalizada, hay un ajuste psicológico pendiente para adaptarnos a la pérdida, y para ello nos podemos apoyar, si nos lo pide el cuerpo, en la escritura, el intercambio de fotografías y recuerdos, la meditación, la música – hay algunos autores especialmente lacrimógenos… en general todos aquellos que son especialmente románticos y cuyas melodías tienen un ritmo cadencioso -, las películas emotivas…

Ya sabemos que las emociones crecen cuando se sienten censuradas, así que démosles espacio y defendámoslas; ellas estarán presentes el tiempo que necesiten para hacer su trabajo, y después se irán. Es un buen momento para estar, por tanto, muy en contacto con nuestro interior, y con nuestras necesidades, que van a ser diferentes a cada rato. Recordad también, que las emociones no son algo que se pueda imponer: nadie puede tratar de imponernos un estado de ánimo, igual que nosotros tampoco podemos imponer el nuestro a nadie. Con respeto y asertividad, todo esto se lleva mucho mejor, así que puede ser una buena oportunidad para aprender a poner los límites que necesitemos a nuestro entorno, para aprender a pedir apoyo de forma concreta, y para explicar y recordar la veces que haga falta – tampoco podemos esperar que nos lean el pensamiento… las personas que nos rodean tienen sus propios procesos…-, que en este momento necesito estar sol@, estoy de mal humor, me vendría bien simplemente un abrazo o estoy triste y no estoy pa’ ná.

Es momento por tanto de tolerarnos esa cara de pocos amigos que se nos va a poner en algunos momentos. Ya pasará. A mí personalmente, en situaciones así, me ayuda ir cambiando de actividad: ahora me permito un rato de mal humor y me aíslo un poco, y dentro de un rato te propongo dar un paseo, luego trabajo un rato, después lloro otro rato y así lo voy llevando… Me centro en el día de hoy, no hago pronósticos sobre cuánto puede durar esto, como el Cholo, voy partido a partido, no fuerzo las cosas y al mismo tiempo, trato de disfrutar y agradecer los buenos momentos, los recuerdos bonitos que también vienen, los cariños que recibo, los preciosos mensajes que envía la gente en estas situaciones, y los “consuelos” que siempre podemos encontrar si abrimos bien los ojos.  Y por encima de todo, insisto, toneladas y toneladas de ACEPTACIÓN, mucho ánimo y mucha paciencia durante todo el proceso. ¡Ah! Y no te olvides del HUMOR… es otra forma estupenda de canalizar emociones, de permitir que salga la tensión que tenemos acumulada en esos momentos, de relajarnos y de conseguir ver, aunque sea por un ratito, la cara más simpática de la vida, que sigue estando ahí… 😉

Te dejo el link con el calendario de talleres, este sábado estaremos trabajando con los que somos especialmente sensibles y te cuento que queda una única plaza libre para el grupo de desarrollo personal.


Nuestro héroe

Todavía no me puedo creer que esté escribiendo esto. De forma inesperada, hace pocos días, mi hermano Luis nos dejó. No pudimos despedirnos de él, se quedaron muchas cosas pendientes y todos sentimos que con él murió una parte de nosotros, ya nada volverá a ser igual.

Se ha ido sin molestar, buscando un momento en el que fuese fácil estar juntos, apoyándonos, con tiempo para recuperarnos del duro golpe, trayéndonos de nuevo a escenarios en los que hemos sido muy felices y trasladándonos el testigo de mantenernos unidos.

Durante todos estos días, nos ha acompañado el recuerdo de su sonrisa, su mirada y su voz. Luis era una persona increíble, con su pérdida, hemos tenido la oportunidad de saber hasta qué punto era querido por sus compañeros y amigos, y lo generoso y solidario que era con ellos y con todas las asociaciones ecologistas, de protección animal y protección civil, en las que trabajaba como voluntario… ¡como si no tuviese suficiente trabajo!

7
Otro consuelo que nos queda, es que murió como un héroe, a través de la donación de sus órganos, se fue dando vida y salud a otras personas, y estoy segura de que se sentiría orgulloso por todo ello. Sus conmovidos compañeros de Protección Civil, decían que llegó aprendiendo a su organización, y se fue enseñando. Yo creo que no solo en Protección Civil… en la vida, en su vida, en nuestra vida, llegó aprendiendo y se ha ido enseñándonos mucho a todos. Hay cosas que se quedaron pendientes con él, pero nos ha enseñado que mientras estemos aquí, tenemos la oportunidad de no dejar cosas pendientes con otros y disfrutar de cada ocasión que nos ofrece la vida para pasar un buen rato con las personas que queremos, centrándonos en lo que nos gusta y nos une, más que en lo que nos gusta menos del otro. Nos ha enseñado, que si queremos hacer algo por alguien, ahora es el momento. Que el tiempo y el cariño compartido es mucho más valioso que todo el dinero del mundo y que cada día es un regalo.

Me gusta pensar que se ha ido cuando se ha cerrado su círculo, en un momento de plenitud, en su querida montaña, sintiéndose valorado, apoyado y querido. Yo creo que tenemos un “amigo” por ahí arriba y que este tenía nuevos planes para él, así que por algún sitio interesante, debe estar naciendo un maravilloso ser, en una versión mejorada de sí mismo, incorporando todos los valores adquiridos en esta etapa y con muchas ganas de seguir aportando con coraje a su alrededor. Gracias por haber sido parte de nuestras vidas durante este tiempo, por haberte compartido con nosotros y por habernos querido tanto, nos quedamos con tu cariño y nos consuela saber que te llevas el nuestro. Nuestros corazones estarán siempre unidos por un hilo invisible en todas las etapas que estén por venir. Tú eres nuestro héroe.


ASERTIVIDAD… el programa

Me alegra compartir con tod@s vosotr@s, este nuevo “hijo” que hoy ve la luz: El programa On-Line de coaching sobre ASERTIVIDAD. Me he decidido a hacerlo después de comprobar cómo en todos los procesos de coaching que he realizado en los últimos 10 años, en el grupo de desarrollo personal que dirijo y en todos los talleres grupales, antes o después hemos sentido la necesidad de trabajar con herramientas de comunicación asertiva, como parte imprescindible para el logro de nuestros objetivos, sean cuales fueren.

ASERTIVIDAD se trata de un programa de desarrollo personal encaminado a entrenarnos en el uso de herramientas de comunicación asertiva, que espero que a l@s que participéis os aporte muchos recursos prácticos a la hora de gestionar vuestros conflictos en casa y en el trabajo, expresar vuestras emociones y en definitiva, comunicaros a través de un paradigma que nos permita hacerlo desde un plano de respeto e igualdad. ¡¡Maravilloso!! ¿No?… vamos ¡¡a por ello!!

Para desarrollar este programa me he apoyado en los conocimientos de psicología, coaching y herramientas prácticas de desarrollo personal que he ido acumulando a lo largo de 25 años de trabajo y, como siempre, en mi propia experiencia y experimentación personal con todas estas técnicas y con lo que a mí me ha dado buenos resultados a la hora de expresarme, poner límites y gestionar conflictos personales o de orden profesional.

Te propongo con este viaje, empezar a observar tu forma de comunicarte (o de no hacerlo, que es otra forma de comunicar…), identificar si en ocasiones utilizas un tono agresivo o inhibido, verificar qué resultados obtienes con ello y experimentar con otras técnicas, para ver qué ocurre con tus relaciones íntimas, con tus compañeros y con tus seres queridos.

Programa ASERTIVIDAD

A lo largo del programa, nos apoyaremos en la metodología del coaching. Concretamente, lo que haremos será lo siguiente:

– A lo largo de 7 semanas trabajaremos junt@s en dar los primeros pasos para conseguir la meta que cada uno de vosotr@s defináis. Después, podréis continuar individualmente a través de una fase de autocoaching, durante el tiempo que necesitéis hasta terminar de materializar esa meta.

– Yo os enviaré a cada uno un mail semanal, guiando el proceso, con indicaciones y actividades personalizadas, además de tips y contenidos adicionales que apoyen individualmente vuestro proceso de entrenamiento con herramientas de asertividad. No será necesario poner en práctica todas y cada una de las actividades que yo os proponga cada semana, la idea es que vayáis individualmente adaptando este programa de forma REALISTA a vuestras circunstancias y a vuestro ritmo, para lo que contaréis con mi asesoramiento.

– Vosotros podréis enviarme por mail el resultado de esas actividades, así como todas las dudas que tengáis a lo largo de esas 7 semanas. Yo responderé todas las preguntas que tengáis para proporcionaros indicaciones personalizadas.

– A partir de la 3ª semana, fijaremos una sesión personal de seguimiento telefónica/skype de 30 minutos.

Como es un programa individual, podemos empezar cuando queráis y como lo vamos a hacer todo por mail, teléfono/Skype, no hace falta que viváis en Múnich… 😉

¿Quieres recibir más información? O… ¿apuntarte? Sólo tienes que escribirme a lolahernandez.coaching@gmail.com y desde allí te enviaré poco a poco todos los pasos. ¡A por ello!


Algunos aprendizajes II

Por aclamación popular… 😉 después del éxito de “Algunos aprendizajes I”, llegan: “Algunos aprendizajes II”. Sin más dilación, comparto con vosotr@s:

  • Conviene que nos propongamos objetivos en la vida, tanto en el terreno profesional, como en el personal. A lo mejor quieres introducir hábitos saludables en tu vida o definir un nuevo rumbo profesional. Si de verdad quieres alcanzar lo que te propones, es muy importante que hagas una gestión REALISTA de tu tiempo. Y eso significa planificar tareas que sean sostenibles en tu vida actual. Por ejemplo, si tienes poco tiempo y normalmente no sueles hacer ejercicio, podrías empezar planificando hacer una sesión de deporte a la semana, y a medida que vayas cumpliendo con ese primer pequeño gran paso para tu meta, incrementar POCO A POCO este tipo de sesiones, de forma que sin darte casi cuenta, hayas conseguido implantar un nuevo hábito en tu vida. La experiencia me dice, que las grandes planificaciones no realistas, son garantía de estrés, hacen que nos sintamos abrumados y lo que es peor, que acabemos tirando la toalla.
  • ¿Sientes que estás poniendo mucha energía en una dirección? A pesar de ello… ¿no consigues alcanzar tu propósito? Revisa la ACTITUD con la que te estás enfrentando a ello. Puede que quieras definir un nuevo rumbo profesional, pero si cada vez que te pones a investigar en infojobs cómo está el mercado laboral, lo haces resoplando de forma desganada, tú misma@ te estás autoboicoteando… Qué pasaría, si en vez de eso, buscas una buena razón para cambiar de trabajo. A mí me motivó mucho en su momento pensar en desarrollar una actividad profesional que fuese útil para otras personas y que supusiese una contribución a esta sociedad. Cómo crees que te empezarías a sentir, si antes de meterte en infojobs, te visualizas haciendo eso que tanto te motiva, y dejas esa imagen de fondo mientras echas un vistazo a las ofertas de empleo…? ¡¿Quieres probarlo?!

IMG-20160904-WA0003

  • El miedo es una emoción muy interesante que, entre otras cosas, nos recuerda que existe una distancia entre las capacidades que sentimos que tenemos a la hora de enfrentarnos a una situación X, y las capacidades que creemos que deberíamos tener para hacerlo de forma exitosa. Por tanto, para superar ese miedo, ¿qué crees que nos ayudará más?: entrenarnos para desarrollar esas capacidades y AFRONTAR esa situación con mayores perspectivas de éxito, o de lo contrario, EVITAR esa situación. Si me paso la vida evitando enviar mi CV a ofertas de empleo interesantes, porque siento pavor en las entrevistas de selección, no voy a superar nunca ese miedo, y por ende, no voy a conseguir el trabajo que estoy buscando. Si de lo contrario me preparo, ensayo, me grabo con una cámara, hago un rol playing con un amigo… estaré reduciendo esa distancia que comentaba y aumentando mucho mis posibilidades de afrontar con éxito ese trámite que es la entrevista de selección, que finalmente me podrá abrir las puertas al trabajo que deseo…
  • No podemos estar permanentemente PRODUCIENDO, trabajando, no estamos diseñados para estar 24 horas funcionando, necesitamos tiempo de ocio y en ese espacio, tan importante es encontrar tiempo para jugar, bailar y buscar el lado CÓMICO de la vida, como propiciar ocasiones para aburrirnos. El ABURRIMIENTO es una parte natural y consustancial al ser vivo, y una oportunidad para dejar de correr, abstenernos por un rato de ir en pos de algún objetivo, relajarnos y dejar volar nuestra imaginación. ¿Recuerdas cómo era tu vida cuando eras niñ@? Cuanto tiempo dedicabas a jugar, a reír, a hacer el chorra, a montarte películas mientras hacías nada… ¿Estabas estresad@? Cuánto tiempo dedicas ahora a cultivar tu tiempo de ocio…? ¿Con qué resultados?

Bueno, os emplazo a la próxima publicación con… ¿adivináis? ¡¡Sí!! Será: “Algunos aprendizajes III”.

Os dejo con el calendario en el que veréis que esta semana tendremos en Múnich el taller de PAREJA 4.0.: Una versión mejorada. ¿Queréis probar otras formas de comunicaros cuando tenéis un conflicto? ¿Queréis explorar detalles del otro que tal vez todavía no conocéis? Recordad que para CONSEGUIR resultados diferentes, tenemos que HACER cosas distintas… y que eso nos llevará a SENTIRNOS de otra forma… ¡A por ello!


¡Adelgaza de una vez! (y/o cuida tu salud)

 

Escribo para compartir con vosotr@s un nuevo proyecto, con el que estoy muy ilusionada. Se trata de un programa de desarrollo personal orientado a implementar nuevos hábitos de salud y alimentación, que espero que a l@s que participéis os aporte mucha información práctica, además de unas buenas dosis de motivación y energía positiva. Como consecuencia, perderéis peso sí, pero además habréis sentado las bases para tener una vida más equilibrada y satisfactoria, que os permita incrementar vuestro bienESTAR. Con vuestro compromiso no va a haber quien nos pare… vamos ¡¡a por ello!!

Para desarrollar este programa me he basado, por una parte, en los conocimientos de psicología, coaching y herramientas prácticas de desarrollo personal que he ido acumulando durante este ya “cuarto de siglo” de profesión, y por otro, en la experiencia que me han aportado los procesos de coaching que he desarrollado a lo largo de los últimos 10 años con personas que querían conseguir esta misma meta. Además, como siempre, me he apoyado en mi propia experiencia y experimentación personal con todas estas técnicas y con lo que a mí me ha servido para perder peso: he conseguido perder 3 kilos en 4 meses y reducir el nivel de colesterol de 262 a 215 en mes y medio (mi médico no se lo cree todavía… 😉 ):

Presentación1Antes y despuesPara ajustar expectativas: yo no soy nutricionista y esto no es una dieta… 😉 Yo soy psicóloga y esto es un programa de desarrollo personal… 😉 Si quieres dejar de hacer dietas, con las que al terminar vuelves a recuperar lo que has perdido –  o más… ¿verdad? – y lo que quieres es adquirir nuevos hábitos de alimentación (¡no sólo!) en tu vida… ¡¡este es tu programa!!

Programa ADELGAZA

A lo largo del programa, nos apoyaremos en la potente metodología del coaching. Os cuento un poco más concretamente lo que vamos a hacer:

– Durante 7 semanas trabajaremos junt@s en dar los primeros pasos para conseguir la meta que cada uno de vosotr@s defináis. Después, podréis continuar individualmente a través de una fase de autocoaching, durante el tiempo que necesitéis hasta terminar de materializar esa meta.

– Yo os enviaré a cada uno un mail semanal, guiando el proceso, con indicaciones y actividades personalizadas, además de tips y contenidos que apoyen individualmente vuestro proceso de adelgazamiento. No tenéis que poner en práctica todas y cada una de las actividades que yo os proponga cada semana, la idea es que cada uno vaya adaptando este programa de forma REALISTA a su situación y a su ritmo, para ello contaréis con mi asesoramiento.

– Vosotros podréis enviarme por mail el resultado de esas actividades, así como todas las dudas que tengáis a lo largo de esas 7 semanas. Yo responderé todas las preguntas que tengáis para proporcionaros indicaciones personalizadas.

– A partir de la 3ª semana, fijaremos una sesión personal de seguimiento telefónica/skype de 30 minutos.

Como es un programa individual, podemos empezar cuando queráis y como lo vamos a hacer todo por mail, teléfono/Skype, no hace falta que viváis en Múnich… 😉

¿Quieres recibir más información? O… ¿apuntarte? Sólo tienes que escribirme a lolahernandez.coaching@gmail.com y desde allí te enviaré poco a poco todos los pasos. ¡A por ello!


Algunos aprendizajes I

¡Hola!

Para el mes de mayo, quería compartir contigo un resumen de algunos de los aprendizajes más importantes que he tenido durante los últimos años. Ya sé que nadie aprende por experiencia ajena… pero por si alguno de estos ítems resuena en tu mente – es muy probable que tú también te hayas confrontado con cosas muy parecidas a las mías… tampoco soy tan original… 😉 – y el verlo por escrito te ayuda a “agarrarlo” mejor, allá voy:

  • Todo lo que sucede a tu alrededor, es NEUTRO. Tú elijes inconscientemente el significado que le das y puedes aprender a hacer consciente ese proceso y otorgar otro significado a ese hecho. Estamos constantemente proyectando sobre los demás las cosas que están pasando dentro de nosotros y viceversa, los demás están constantemente proyectando sobre nosotros las cosas que pasan en su interior. Ej.: la cara de malos amigos con la que te está mirando esa persona en el metro, es neutra, tú estás decidiendo que es una mala cara y que tiene que ver contigo… ¡Piénsalo! 😉
  • Cuando una situación o persona te genere rechazo – y esto también tiene que ver con el juego de las proyecciones… – , DALE LA VUELTA. Por ejemplo: si sientes que tu amigo Pepe últimamente te llama poco, párate activa y conscientemente a recordar otras veces en las que ha hecho algo bueno por ti… Otro ejemplo: si sientes lástima al ver a una persona mayor por la calle, imagínala de joven, centra tu atención en toda la sabiduría que seguramente acumula en su interior y en todas las situaciones que ha debido de superar a lo largo de su vida.IMG_20160907_084944
  • Todo sucede cómo y cuándo TIENE QUE SUCEDER. La vida tiene el control, no tú. ¿Te estás desesperando por no conseguir exactamente “ese puesto de trabajo”? Tal vez la vida tiene planes mejores para ti. ¿Te estás esforzando mucho en materializar algún cambio en tu vida y no terminas de lograrlo? A lo mejor te vendría bien pararte a reflexionar y a observar qué está sucediendo, y qué señales no estás atendiendo. Yo he podido comprobar cómo a lo largo de mi primera etapa profesional, en recursos humanos, cada vez que entraba en crisis con mi puesto del momento, en la empresa que estuviese, sistemáticamente, mi mente se sentía atraída por la psicología fuera de la consulta psicológica, por la psicología positiva, el desarrollo personal, la autoayuda, y ya un poquito más adelante, el coaching… ¡¡y mira a lo que me dedico desde hace ya 10 años…!! ¿Crees que ahora tengo esas crisis profesionales…? Seguro que sabes la respuesta… 😉
  • Deja de luchar contra las cosas que suceden, contra las emociones que sientes, contra la forma de ser de la gente y en definitiva, contra todo lo que no depende directamente de ti… y empieza a ACEPTAR. Permítete sentir triste, a ver qué pasa. Asume ese conflicto personal en el que estás inmerso, es posible que tengas algo que aprender. Encaja esos resultados no esperados en tu trabajo. Suelta el escudo protector y párate a pensar… ¿realmente es tan terrible? ¿Acaso se acaba aquí todo? ¿Qué puedo yo hacer por mí en esta situación? ¿Qué pasa con tu energía cuando no la utilizas para luchar contra lo que ocurre? En casa, hace ya tiempo – ya sabéis que esto es contagioso… 😉 – que nos permitimos expresar que estamos de mal humor, y al poner en palabras esa emoción y dejar de utilizar la energía en disimular un supuesto inoportuno enfado (¿dónde está escrito cuándo es oportuno enfadarse y cuándo no?), normalmente la intensidad de la emoción desciende y además, aumenta considerablemente la comprensión del otro – que se siente informado – y las probabilidades de resolver la situación que está de fondo, que muchas veces no tiene nada que ver con el otro… – ¿recuerdas las proyecciones? -.

Bueno, como no me quiero extender más… termino con esta primera parte de aprendizajes… la próxima vez, iremos a por la segunda.

Te dejo con el calendario en el que verás que la semana que viene tenemos el taller de AUTOCOACHING para perder peso, encontrar trabajo, pareja, o materializar la meta que tengas en mente en este momento. ¡A por ello!


La enfermedad como oportunidad de crecimiento

Reflexiono una vez más sobre un tema, sobre el que estoy segura de haber escrito ya, pero como la vida nos pone una y otra vez delante de esas situaciones sobre las que aún tenemos algo que aprender, imagino que a vosotr@s como a mí, os vendrá bien refrescar alguna estrategia para la próxima vez que nos pongamos malit@s 😉

La situación es la siguiente: tienes en perspectiva unas semanas intensas, mucho trabajo previsto, planes personales ilusionantes y algún viajecito, para que no nos falte de nada y de repente te pones enferm@. No sé tú, pero yo lo suelo vivir como una especie de “maldición bíblica”… acompañada de esos pensamientos victimistas recurrentes: “¡vaya por Dios!, con todo lo que tengo que hacer, con la ilusión que me hacía esto y ahora voy a estar hecha unos zorros”. Esta forma de vivirlo hace que además de encontrarme físicamente mal, me sienta mentalmente perjudicada: ansiosa, culpable por cancelar mis citas, enfadada con el mundo por no ser tan considerado conmigo como yo ESPERO y conmigo misma por no haberme cuidado mejor… Me sigues ¿no?

Nuevo Presentación de Microsoft PowerPoint

Haciendo un trabajo de reestructuración de esos pensamientos, he llegado a otros más adaptativos que comparto contigo:

  • Mi cuerpo es mi amigo y sabe mejor que yo cuando necesita parar. Lo único que puedo hacer es dejar que se exprese y escucharlo, permanecer en contacto con él y ACEPTARLO.
  • Ponerme nerviosa, tratar de forzarlo, sentirme culpable por tener que aplazar mis citas personales y profesionales, no solo no aporta nada, sino que empeora el problema.
  • La enfermedad es una buena oportunidad para trabajar en la creencia: “no es profesional ponerse enfermo”. Lo que no es profesional, es ir a trabajar cuando uno no está en condiciones, ofreciendo un peor servicio, contagiando a la gente y alargando el proceso de recuperación. Además, tampoco hay que creerse tan importante ni tan imprescindible, el mundo va a seguir girando aunque tú estés enferm@.
  • Ocuparse uno de uno mismo, atenderse, estar en contacto con lo que se necesita en cada momento, pedir ayuda, es responsable. Yo decido en cada momento, no tengo que pedir permiso a nadie.
  • Forzar la máquina, puede pasar una factura más cara, que parar unos días. Es mejor no reincorporarme al ritmo normal, hasta que no hayan pasado al menos 24 – 48 horas de ausencia de enfermedad.
  • Con nuestro ejemplo, podemos inspirar a otras personas a hacer una gestión más sana de su enfermedad.
  • Elijo conscientemente vivir estos procesos de una forma más natural y salirme de esta rueda artificial que impera en la cultura occidental: “trabaja hasta reventar”.
  • Escucho a mi cuerpo y voy parando, cambiando de actividad, según lo que veo que necesito en cada momento.

A propósito de actividades, comparto también algunas que se me han ocurrido para esos días de pausa: estiramientos, radio, cantar, lectura ligera, escribir, pasatiempos ligeros, meditar, baile suave, música, ordenar algo pequeño, ir muy despacio, limpiar algo sencillo, un baño relajante, arreglarme, cocinar algo sencillo y nutritivo, limitar las noticias y las redes sociales, ver algo divertido, repetir mantras como: “pronto estaré mejor”, “mi cuerpo se está expresando”… La idea es probar estas actividades, y si una no funciona en un momento dado, pasar a otra.

Me doy cuenta de que la enfermedad es como las emociones, viene cuando tiene información importante para nosotros, así que lo mejor que podemos hacer es acogerla, escucharla, dejar que se exprese y empezar a programar los cambios que nos vaya indicando… 😉 Por tanto, en vez de temerla, ¡¡ama la enfermedad!!

Te dejo con el enlace al calendario de talleres en Múnich, en el que verás que en abril vamos a hacer doblete con Autoestima e Inteligencia emocional. Si piensas que te puede servir adquirir herramientas prácticas para desarrollar estas áreas de tu vida, reserva tu plaza 😉


La casa ordenada

Me pasa una y otra vez y no aprendo… así que hoy lo comparto contigo pensando que tal vez a ti te pase también lo mismo, y de paso a ver si así, me va entrando a mí en la cabeza… 😉

Voy viviendo con relativa armonía… y “de repente” parece que nada encaja: todo el mundo a mi alrededor insiste en “tocarme las… narices”, la gente está de mal humor, amargada, comete errores en su relación conmigo, se muestra victimista, me trata mal, me molesta…

Cuando esto sucede, poco a poco empiezo a poner una catarata de límites sin sentido a mi alrededor: esta persona no es tan maja como YO ESPERABA, NO PUEDO SOPORTAR la falta de paciencia de esta otra persona, tengo que alejarme del victimismo de fulano, no voy a permitir más el ninguneo de mengana…

Sé por experiencia, que lo que me trae seguir por este camino, como diría mi maestro, “es feo”: aislamiento, frustración, angustia… Entro en una espiral de autocompasión y victimismo, en la que nada ni nadie a mi alrededor cumple MIS expectativas, todo funciona mal, el mundo es un desastre y nada tiene sentido…

Nuevo Presentación de Microsoft PowerPoint

Afortunadamente, después de unas cuantas “batallas” conmigo misma, de grandes dosis de investigación, de unas cuantas sesiones de trabajo interior y de búsqueda de inspiración, he aprendido también un poquito. Una cosa es tener un conflicto personal o profesional puntual con una persona, pero cuando parece que TODO a mi alrededor funciona mal, la que tiene un conflicto interior, soy yo. La solución por tanto, no la voy a encontrar fuera “enmendándole la plana” a nadie; la solución solo puede venir del mismo sitio en el que se ha creado: de mi interior. Es en esos momentos, cuando tomo conciencia de que a lo mejor me está afectando más de lo que creía “la edad difícil” que estoy atravesando y que he descuidado un poco mi relación conmigo misma, que necesito atenderme mejor y prestarme algo más de atención, al igual que con otras personas, compartiendo conmigo tiempo de calidad. Y cuando hago eso, recuerdo que hay unas cuantas cosas que me sientan muy bien, como por ejemplo el ejercicio, bailar, meditar, comer rico, tomarme un vino, divertirme, jugar, reírme a más no poder, descansar, leer, compartir momentos de conexión con esas mismas personas con las que me enfado tanto cuando estoy descentrada… Esto me permite abandonar mi egocentrismo, dejar de esperar que las cosas sean COMO YO CREO QUE TIENEN QUE SER… y aceptar que el mundo va a seguir girando como tenga que hacerlo, y yo lo único que puedo hacer es mantener “la casa ordenada”, en la medida de lo posible… 😉

Hoy quiero dar las gracias, especialmente, por su inspiración y por recordarme una y otra vez dónde me estoy equivocando, a Borja Vilaseca y a Paco Yuste.

Te dejo un enlace al calendario de talleres, en el que verás que en marzo vamos a seguir “dándole duro” a la inteligencia emocional 😉 ¡Ah! Y no te olvides de compartir tus “descentres”… 😉 Puedes hacerlo por aquí o si no quieres ser tan “exhibicionista” como yo, por mail escribiendo a lolahernandez.coaching@gmail.com