Recoge los frutos

Cuando empezamos de cero con algún proyecto personal o profesional – hacer amigos en un nuevo país o emprender, por ejemplo – , nos conviene tener presente que durante un período de tiempo más o menos variable, vamos a estar sembrando.  Es una etapa desafiante porque muchas veces, las circunstancias hacen que el recorrido sea bastante solitario y cuando llega el momento de empezar a interactuar con otras personas, a llamar a otras “puertas” reales o virtuales, con frecuencia nos dan con ellas en las narices y, como comentaba en un post anterior, los “noes” abundan frente a los “síes”. Además no tenemos ninguna garantía de éxito, no sabemos si va a salir bien, si vamos a conseguir lo que nos hemos propuesto, si hay luz al final del túnel, o vamos a tener que recomponernos y volver a empezar. En esa etapa, la gente te mira a veces con un poco de lástima, no entienden muy bien qué estás haciendo y que aspires a ganarte la vida o a hacer amigos de esa forma, con lo cual un@ puede llegar a sentirse en algunos momentos (afortunadamente pasajeros…) como un minúsculo y piltrafilla “granito de arena” en el desierto.

Unbenannt

Cuando mis clientes se encuentran en esta fase, en ocasiones les propongo herramientas como la visualización, les pido que imaginen cómo se van a sentir cuando lo consigan, qué cosas van a suceder, qué cosas van a cambiar, cómo va a ser su vida, quién va a estar en ella… Me encanta ver sus caras cuando hacen este sencillo ejercicio.

Es posible que no lo consigamos en el primer intento, o sí; es posible que tengamos que volver a empezar, pero si perseveramos, nos visualizamos en ese escenario y cambiamos la estrategia si lo necesitamos cuando llega el momento de pasar a la ACCIÓN, en algún momento nos encontraremos recogiendo frutos en forma de nuevos clientes que empiezan a llegar a ti recomendados por otros, nuevos y apasionantes proyectos, y nuevos amigos con los que disfrutar de una buena y auténtica conversación, de SER a SER, desde lo más profundo de nuestro interior, de esas que te dejan un regustito bueno y ganas de más.

Si miras hacia atrás, esos clientes, esos proyectos y esos amigos, no estaban, tú con tu perseverancia, visualización y acción, lo has hecho posible. ¡Enhorabuena! Y no te olvides de recoger los frutos y disfrutarlos. Si quieres saber cómo te podría apoyar en las primeras etapas de ese camino, escríbeme a lolahernandez.coaching@gmail.com

Post relacionados:

Emprendedor ¡resiste!

Lo vas a hacer tú

¿Fracaso?


One response to “Recoge los frutos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: