El Temido Invierno

Con el cambio de hora de este pasado fin de semana, los que vivimos „trasplantados“ en Alemania, sentimos cuando menos una cierta inquietud… los días se acortan, las horas de luz se reducen, no tardará en empezar a nevar y el escenario al que nos habíamos acostumbrado cambiará.

Ante esta situación podemos sentirnos aislados y esa sensación no ayuda nunca, y en nuestra situación menos… Reflexionando estos días sobre este tema, personalmente he detectado la necesidad de “darle un repaso a mis planes de invierno”… y hoy quiero compartir mis conclusiones por si a ti también te sirven.

El año pasado no puse las ruedas de invierno al coche, pensé que no tenía mucho sentido dado que mi experiencia en conducir por la nieve es bastante reducida… ¡Cuando nieva en Madrid es todo un acontecimiento! Este año ya tengo hora para cambiarlas, no quiero perder la libertad para utilizar el coche siempre que lo necesite, y si los alemanes pueden conducir con nieve, yo también… además, aquí no se organiza tanto caos y antes de que caiga el primer copo ya están las máquinas circulando por todas partes.

Durante este año, he trabajado mucho, he dedicado mucho tiempo a pensar en mi pasión y he disfrutado mucho de esta etapa, pero también soy consciente de que empieza una nueva maravillosa etapa, en esta voy a trabajar menos pero con más rendimiento. Eso significa que voy a tener más tiempo y energía para cuidar de mi tiempo libre: voy a estar más en contacto con los míos, voy a estar más en contacto con mis necesidades y voy a probar nuevas actividades de ocio ¿qué tal rematar mis habilidades para patinar sobre hielo?

Voy a fluir con el horario de invierno, los días de sol, como buena “lugareña” me echaré a la calle, seguiré madrugando para aprovechar las horas de sol y dejaré para las horas sin sol otras actividades… como por ejemplo la lectura, mi parte en la limpieza doméstica (la justa y necesaria) y otras “actividades” que me encantan como cocinar y dormir la siesta…

Aprovecharé que tengo casa nueva y que en invierno apetece menos salir a exponerse a las bajas temperaturas… para invitar a amigos a cenar, cocinar para ellos, disfrutar de ellos, compartir y tener conversaciones auténticas, más allá de las superficiales que el ritmo de vida que a veces llevamos nos permite tener.

Saldré a conocer los maravillosos cafés de Múnich, con la compañía de alguna de las muchas personas que he tenido la fortuna de conocer desde mi llegada. Hablaré más por teléfono, por Skype y dedicaré más tiempo a escribir mails para sentir la cercanía de mis seres queridos.

También habrá tiempo para seguir mejorando el alemán, disfrutar de mi gata, ir al gimnasio… La lista empieza a tomar forma… ¿Qué tal si haces la tuya? Tenla siempre a mano, especialmente los días de invierno y no dejes de contar conmigo si quieres aprovechar el invierno para hacer alguna nueva conquista personal o profesional … ¿por qué no? Los límites los marcas tú…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: