¡Cambia de hábitos!

 

Aquí estamos de nuevo, como cada semana, para motivarnos a hacer cosas nuevas que nos hagan sentir cada vez mejor, conocernos un poquito más y encontrar en nosotros mismos al mejor aliado posible.

¿Hay alguna cosa que quieras cambiar en tu día a día? Repasa un poco los últimos días, qué cosas han sucedido que no te han gustado, con qué no te has sentido cómod@, qué cosas has pensado que te gustaría hacer de otra forma. Ahora te propongo que elijas una de esas cosas, algo en lo que tú puedas influir, que dependa de ti… No vale: “quiero que mi jefe sea más majo conmigo” porque eso no depende de ti ¿verdad? En este caso podríamos definir algo como: “quiero mejorar mis habilidades de comunicación para poner límites asertivos a mi jefe” te das cuenta de la diferencia de enfoque… ¿;D?

Una vez que has elegido el primer hábito en el que quieres empezar a trabajar, por ejemplo: “quiero sentirme mejor no estar siempre tan cansad@”, el siguiente paso en este “autocoaching” que estamos improvisando sería, detectar cuál es tu situación de partida, para lo cual te puede ayudar responderte a preguntas como ¿qué estás haciendo actualmente para sentirte bien? ¿Cómo recuperas la energía que pierdes? ¿Con qué frecuencia y con qué resultados descansas?

Una vez que tomas conciencia de dónde estás ahora, el siguiente paso sería, contestarte a más preguntas: vale… ¿qué podría hacer que ahora no estoy haciendo para incrementar mi bienestar? ¿Cuáles son las opciones? De todas esas opciones… ¿qué me dicen mis emociones: con cuál se ponen más contentas para empezar? Ahora que ya has elegido una opción, por ejemplo, la meditación, toca concretar: ¿sabes meditar? Cómo podrías informarte, cuándo lo vas a hacer, con qué frecuencia te gustaría llegar a hacerlo, con qué duración… Esto te ayudaría a definir la META DESEADA.

¿Te das cuenta de que entre tu punto de partida y tu META DESEADA hay un camino por recorrer? No podemos hacerlo todo al mismo tiempo ¿verdad? Además de meditar hacemos otras cosas en la vida ¿no es cierto? Vale… entonces ahora viene “la madre del cordero”: de todas estas respuestas, de todas estas cosas que podrías hacer, ¿por dónde vas a empezar? Si por ejemplo tu meta es llegar a meditar todos los días 30 min, ¿qué tal empezar por 5 minutos una vez a la semana? Recuerda que cuando de introducir buenos hábitos en nuestra vida se trata, “más vale un gramo de acción que una tonelada de intención”, y eso significa que tienes que ser… R E A L I S T A ¡¡sí!!

Si te apetece el plan, ponte con ello, y si quieres me cuentas cómo vas. Eso me da pistas para saber sobre qué temas debo escribir para apoyar más a l@s “motivad@s para ser más felices” ;D

Que tengas un buen camino y disfrutes de la primavera, esta maravillosa estación a través de la cual la naturaleza nos recuerda la importancia de estar en permanente renovación.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: