Protagoniza tu vida

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo algunas reflexiones, experiencias y conocimientos adquiridos durante los últimos años, relativos a la importancia de vivir la propia vida en primera persona, no como actriz/actor secundari@.

A lo mejor a ti también te ha pasado: por una serie de aprendizajes, por las circunstancias que estás viviendo en un momento dado, o simplemente por no haberte parado a pensar en que otras opciones son posibles, te encuentras asumiendo un papel secundario en la obra de tu vida; a lo mejor no eres especialmente infeliz, pero vas a remolque, son otros los que toman las decisiones, los que tiran del carro, los que tienen iniciativas, y tú te encuentras en un momento dado (o en algo más que un momento…) al rebufo, interpretando una partitura que tú no has creado, persiguiendo unos sueños que no son los tuyos. Ciertamente es una inercia “cómoda”, no tienes grandes problemas porque no te mojas; son otros los que se llevan las tortas y tú, como mucho, asumes el papel de curar sus heridas, pero no asumes riesgos propios, ni recibes críticas… La parte perversa de esta experiencia, es que tampoco tienes grandes alegrías, ni la satisfacción de los logros conseguidos, ni un rumbo propio, ni recibes alabanzas, y lo que es mucho más importante… ¿cómo afecta esto al concepto que tienes de ti mism@? ¿Te sientes orgullos@ de los logros de otr@s? ¿Sientes que estás aprovechando el tiempo… y este regalo que es la vida? De verdad… ¿es esta la vida que quieres vivir?

3

Al leer estas reflexiones, es posible que pienses: “bueno, es que tampoco hay que ser tan egoísta, está bien sacrificar objetivos propios por otros comunes, me siento también importante y orgullos@ participando de los logros de mis seres queridos, de mi jefe…”. Yo también comparto contigo que es maravilloso participar en otros equipos, sentirnos parte de otros proyectos, claro que sí; y al mismo tiempo, creo que, como individuos, también es importante que gestemos, alimentemos y trabajemos en proyectos propios, y también recibamos el apoyo de otros en esos proyectos. Yo creo que cada uno de nosotros tenemos una vida para aprender, para desarrollarnos y crecer, y eso pasa necesariamente por dejar de ver los toros desde la barrera, y saltar al ruedo. Cuando lo hagas, seguro que vas a experimentar un montón de emociones, algunas de ellas olvidadas… lo mejor de todo es que saldrás adelante, y lo harás tú, en primera persona, como protagonista de tu vida, y las críticas por una mala faena serán para ti, los miedos los sentirás tú… y las alabanzas, los logros, y un autoconcepto renovado, también serán para ti. ¿Te atreves?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: