Archivo de la etiqueta: frustración

Protagoniza tu vida

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo algunas reflexiones, experiencias y conocimientos adquiridos durante los últimos años, relativos a la importancia de vivir la propia vida en primera persona, no como actriz/actor secundari@.

A lo mejor a ti también te ha pasado: por una serie de aprendizajes, por las circunstancias que estás viviendo en un momento dado, o simplemente por no haberte parado a pensar en que otras opciones son posibles, te encuentras asumiendo un papel secundario en la obra de tu vida; a lo mejor no eres especialmente infeliz, pero vas a remolque, son otros los que toman las decisiones, los que tiran del carro, los que tienen iniciativas, y tú te encuentras en un momento dado (o en algo más que un momento…) al rebufo, interpretando una partitura que tú no has creado, persiguiendo unos sueños que no son los tuyos. Ciertamente es una inercia “cómoda”, no tienes grandes problemas porque no te mojas; son otros los que se llevan las tortas y tú, como mucho, asumes el papel de curar sus heridas, pero no asumes riesgos propios, ni recibes críticas… La parte perversa de esta experiencia, es que tampoco tienes grandes alegrías, ni la satisfacción de los logros conseguidos, ni un rumbo propio, ni recibes alabanzas, y lo que es mucho más importante… ¿cómo afecta esto al concepto que tienes de ti mism@? ¿Te sientes orgullos@ de los logros de otr@s? ¿Sientes que estás aprovechando el tiempo… y este regalo que es la vida? De verdad… ¿es esta la vida que quieres vivir?

3

Al leer estas reflexiones, es posible que pienses: “bueno, es que tampoco hay que ser tan egoísta, está bien sacrificar objetivos propios por otros comunes, me siento también importante y orgullos@ participando de los logros de mis seres queridos, de mi jefe…”. Yo también comparto contigo que es maravilloso participar en otros equipos, sentirnos parte de otros proyectos, claro que sí; y al mismo tiempo, creo que, como individuos, también es importante que gestemos, alimentemos y trabajemos en proyectos propios, y también recibamos el apoyo de otros en esos proyectos. Yo creo que cada uno de nosotros tenemos una vida para aprender, para desarrollarnos y crecer, y eso pasa necesariamente por dejar de ver los toros desde la barrera, y saltar al ruedo. Cuando lo hagas, seguro que vas a experimentar un montón de emociones, algunas de ellas olvidadas… lo mejor de todo es que saldrás adelante, y lo harás tú, en primera persona, como protagonista de tu vida, y las críticas por una mala faena serán para ti, los miedos los sentirás tú… y las alabanzas, los logros, y un autoconcepto renovado, también serán para ti. ¿Te atreves?


Emprendedor… ¡resiste!

Hola amig@s,

Hoy quiero escribir sobre una situación que me encuentro de vez en cuando: estás emprendiendo, eres un autónomo valeroso que se lanza al universo ofreciendo algo que considera útil y bueno para esta nuestra sociedad, y de repente el universo te devuelve un guantazo sideral en forma de bufido cósmico. Las primeras veces te quedas planchad@… tus ojos se quedan fijos en la pantalla del ordenador o en algún punto perdido, mientras lees o escuchas el bufido. Tardas un rato en reaccionar, y cuando lo haces piensas… “será cab…, ¡pero qué mala leche se gasta el personal!, ¿hacía falta ser tan desagradable?”.

¿A ti también te ha pasado esto? Me imagino que si sigues leyendo… es porque sí. Tú al fin y al cabo eres una persona sencilla, humilde, trabajadora, que se está buscando la vida, que no haces daño a nadie, que luchas contra todo tipo obstáculos, emociones, barreras, miedos…  Un ratito sí, pero si nos quedamos mucho rato aquí, a mí ya me empieza a sonar un poco victimista…

Sí, los emprendedores tenemos dificultades por delante, pero también tenemos muchas oportunidades, somos afortunados, tenemos una idea, una buena idea y el coraje de lanzarla a los 4 vientos, verla crecer y a veces hasta recoger sus frutos. Somos resistentes amig@s, estamos aportando, tenemos iniciativa, liderazgo, somos proactivos, somos guerrer@s valeros@s sí… me vas a perdonar que hoy tengo el día un poco de película de ciencia ficción, aunque lo que estoy contando es muy real.

En este camino que hemos elegido, nos vamos a encontrar piedras, pero también muchos apoyos, empatía y complicidad, de muchos que lo han conseguido, de otros que lo han intentado y de algunos a los que les gustaría también tener el valor de hacerlo. Desde mi punto de vista, es importante que separemos las conductas de las personas, un bufido no hace mala a una persona, todos bufamos de vez en cuando… ¿o no? Lo que es seguro es que ese bufido no tiene nada que ver con nosotros, el bufido corresponde al que bufa y seguro que tiene una buena razón para hacerlo, que nosotros desconocemos.

Así que yo ahora cuando recibo un bufido cósmico… después de lo recogido en el primer párrafo, y a veces algún puñetazo a algún inocente cojín (recuerda la importancia de dejar salir las emociones), me digo… “vaaaaaaaaaale Lola, tranquiiiiiiiiila, esto no tiene nada que ver contigo. Piensa en ganar -ganar, el mismo derecho tengo yo a ofrecer mis estupendos servicios, que otros seres humanos a rechazarlos, así que voy a centrarme en todos estos otros que sí están en un momento receptivo para lo que yo tengo que ofrecer, y voy a dejar tranquilo al resto de mis semejantes… y oyes, me quedo bastante conforme y sigo más tranquila”.

Y tú ¿recibes bufidos cósmicos? Cuenta, cuenta, y si tienes alguna buena estrategia… comparte, comparte. ¡Gracias!