3º Cuento: Casiopea

Érase una vez una joven aprendiz de la vida, de nombre Casiopea, que siempre supo que había nacido con un gran potencial.

Casiopea sentía que tenía una misión, no sabía muy bien cual, pero creía que cada día vivido era un regalo y debía ser aprovechado.

Se sentía muy motivada por aprender a vivir y al mismo tiempo, como su empatía no conocía límites, sentía el deseo de compartir lo que iba aprendiendo y aportar a otros.

Con ese deseo de aprender y aportar, pasaba el día leyendo, y leyendo y leyendo sobre psicología, coaching, ecología, política… y compartía parte de lo que leía en sus redes sociales.

Pasó el tiempo y aunque Casiopea leía, leía y leía, sentía que no avanzaba en su aprendizaje sobre la vida. Así que se fue a dar un paseo,  – a Casiopea le ayudaba pasear, a pensar – y con el movimiento, empezaron a venir nuevas ideas. Se dijo: – ¿tal vez leer y escribir no sea suficiente? ¿Qué más tendría que HACER para aprender a vivir?

Así decidió que había llegado el momento de salir de su cueva y conocer cómo habían aprendido a vivir otras personas. Buscó personas que le inspiraban, investigó sus vidas, sus proyectos, se entrevistó con ellas, las observó… y un buen día se encontró con la clave.

Nuevo Presentación de Microsoft PowerPoint

Una de las personas a las que investigó marcó la diferencia: la ACCIÓN Bávara. La ACCIÓN Bávara era una mujer de mediana edad, leía lo justo para estar informada de las cosas que pasaban en nuestro mundo globalizado, tenía una presencia limitada en redes sociales y no hablaba demasiado. Si algo caracterizaba a la ACCIÓN Bávara era que HACÍA cosas con sentido.

Aprovechaba el tiempo que tenía y lo dedicaba a HACER cosas que eran importantes para ella: yoga, dormir, proyectos solidarios, proyectos profesionales, disfrutar de la gastronomía, de los animales, dar y recibir amor, reírse mucho, cocinar, escribir, compartir su vida con otr@s, comunicarse directamente con sus querid@s…

A la ACCIÓN Bávara le importaba poco lo que otras personas dijeran sobre su vida, lo suyo era la comunicación directa y respetuosa, si quería saber algo, lo preguntaba y no esperaba a que le adivinaran el pensamiento, si quería algo, lo pedía.

Tenía mucha confianza en ella misma porque se había acostumbrado a buscar todo dentro de ella; ya no se relacionaba con los demás desde el apego o desde la carencia, sino desde la plenitud y la abundancia. Había aprendido a fijarse con agradecimiento en todo lo mucho que tenía: unas piernas fuertes, una sonrisa cariñosa, una casa soleada y unos buenos compañeros de viajes, y se había entrenado en enfocarse en eso cuando las cosas no iban bien.

Lo que más llamó la atención de Casiopea, es que la ACCIÓN Bávara contagiaba a los demás con su ejemplo, con lo que HACÍA, no con lo que decía…

Casiopea empezó a imitar a la ACCIÓN Bávara y su vida cambió. Poco a poco dejó de hacer cosas que no quería, decir cosas que no sentía, pasar tiempo con personas con las que no construía nada y en sitios que no le inspiraban.

Empezó a relacionarse más con el corazón y menos con la cabeza y a HACER las cosas que realmente le nacía HACER.

Con el tiempo desarrolló una vida coherente y encontró su anhelada misión, tanto tiempo buscada en el sitio equivocado. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado… 🙂

Más abajo te dejo la programación de talleres en Múnich. 🙂

Si te ha servido algo de lo que has leído en este artículo y piensas que podría servir también a otras personas que estén lidiando con el tema, te invito a compartirlo.

Folleto talleres MUC


2 responses to “3º Cuento: Casiopea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: