Archivo de la etiqueta: españoles en Alemania

Elige y cambia de estrategia

 

Has tenido alguna vez la sensación de: “otra semana igual”, “no consigo cambiar nada”, “siempre es lo mismo”. Yo sí, muchas veces, incluso dedicándome a lo que me dedico, se podría decir que demasiadas veces, y al mismo tiempo, hoy quiero compartir unos pequeños grandes hallazgos: tenemos una capacidad mucho mayor de la que suponemos para introducir cambios deseados en nuestra vida, tú y yo también, aunque a veces lo pongamos en duda.

Para ello hacen falta cuatro cosas: definir el resultado deseado, perseverancia, confianza en ti mism@ y cambiar de estrategia. La confianza llega normalmente con los resultados, por tanto es bueno que nos centremos en las otras tres, que además son más manejables.

Imagínate que quieres, por ejemplo, introducir una mejora en tu vida profesional. Lo primero que te preguntaría sería ¿qué quieres conseguir concretamente? Si la respuesta es obvia y concreta, adelante, si no, conviene detenerse a reflexionar de entre todos los millones de alternativas profesionales que podemos tener a nuestra disposición, por cuál nos queremos decidir. No sé si a ti te ha pasado, yo he estado meses poniendo energía en distintos proyectos al mismo tiempo, sin llegar a implicarme 100% en uno, y repartiendo esfuerzos en varios, pues bien ¿sabes cuándo estoy empezando a conseguir resultados? Efectivamente, cuando he tomado un rumbo claro, he aparcado un poquito las otras posibilidades, y me he centrado en una, con perseverancia.

Presentación1Y a continuación hay que pararse a contestarse: ¿qué estoy haciendo para conseguir eso que he definido? ¿Cuánto tiempo llevo haciendo lo mismo? ¿Con qué resultados? … y aquí viene el segundo gran hallazgo “si esta estrategia no está funcionando… ¿qué otra estrategia podría poner en práctica?”.

Cuando hagas esto los resultados van a empezar a hablar. Yo he pasado de enviar mails que nunca obtenían respuesta, o como mucho recibían una de estas respuestas estandarizada – muchas gracias por su mail Sra. Hernández, pero estamos más bien poco interesados – a recibir mails, llamadas telefónicas y propuestas de reunión al día siguiente, y la última ha sido ¡en el mismo día! Y eso en Alemania… os garantizo que es un fenómeno “poltergeist” sin precedentes… ;D

Así que resumiendo: concreta, persevera, confía y cambia de estrategia, ¡y cuéntame! Que yo también sigo aprendiendo mucho todos los días con vuestras aportaciones.


Sin Anonimato

 

Hoy quiero escribir sobre un tema que me ronda la cabeza últimamente y sobre el que he tenido ocasión de charlar recientemente con algunas personas que he conocido por aquí: la falta de anonimato.

Y es que cuando vas a vivir a otro país, es muy frecuente y algo propio de la cultura latino-mediterránea, buscar conocer a gente que hable tu idioma, relacionarte con ellos de diversas formas y hacer contactos en esos grupos.

Aunque como decía ayer una compañera, “Múnich es un pueblo que aspira a ser una gran ciudad”, en realidad es una ciudad bastante grande, y sin embargo, la comunidad hispanohablante, siendo bastante numerosa y cada día más, no deja de ser reducida si la comparamos con la comunidad alemana… lógicamente, y parece que a muchos, sobre todo si venimos de ciudades grandes, en las que el anonimato está garantizado – para lo bueno y para lo malo -, según va pasando el tiempo, tenemos la sensación de que conocemos a todo el mundo y que todo el mundo nos conoce, pues es habitual que acabemos muchos frecuentando los mismos lugares. Así ocurre que nos vamos conociendo a través de unos y otros y uno acaba teniendo esa sensación de pérdida de anonimato. Un aspecto preocupante que uno se plantea en este contexto, según hablaba con otra española, es que por muy bien que quieras hacer las cosas, tanto en lo personal como en lo profesional, es seguro que en algún momento vas a cometer algún error… y claro… ¡se puede correr la voz rápidamente! Bien es cierto, que a la inversa también sucede, haces un buen trabajo o eres una persona maja, y se entera todo el mundo.

¿Cómo se puede afrontar esto? Creo que en primer lugar con más humildad, por muy bien o muy mal que hagamos las cosas, no somos el ombligo del mundo y la gente tiene su propia vida para pensar en ella. Por otra parte, tener presente que vivimos en Alemania y perseguir el objetivo de integrarnos con los alemanes, nos ayudará a seguir creando un círculo que cada vez será mayor, y por tanto más anónimo.  Y además ¿quién está libre de cometer errores? Aceptémoslo, somos falibles, tenemos derecho a equivocarnos, y no pasa nada… Nadie más que nosotros lo va a recordar.

Así que te propongo…  que te relajes, disfrutes y metas un poquito la pata de vez en cuando, que oyes, se aprende un montón. Con cariño, desde Múnich, Lola.

CIMG2363